Amo ser libre




Amo ser libre.


Amo, cuando se miran ellos

entre letras…

Amo cuando se lloran ellos

entre sustantivos...

Amo cuando los poemas conversan

entre verbos …

Amo cuando sonríen y lloran

los versos no perversos.




Amo una bala fantasma

que nace en un poema

y que enfrenta un odio

Amo el aire libre, los principios

Amo los comienzos de los versos

donde el amor se ama

entre el amor de un verso

que sucede con otro verso

que concurre…

Amo la tiranía de los versos

bien estructurados

la deseable estrofa del motivo

el motivo sin vacilaciones…

que atraviesan las bocas

de la crueldad de un falso poder

que fabrica leyes en maquilas

envenenan, encarcelan

los cuerpos de un escrito

en el alma, escrito está

que no hay posibilidad

de detener la historia…

©José Angel Pineda.

La Danza

 











La Danza   

Muévete con música, muévete con silencios,

muévete vertical, sal a moverte a los cerros a los campos, 

muévete horizontal deslizante en giros, 

muévete, no eres vegetal, disputa el amor, 

encuentra el camino en choque de cuerpos diversos, 

baila con el alma.  

Pies en puntas que vencen la gravedad,

piernas inteligentes y fuertes, 

brazos aferrados al aire que respiras,

la luz de los caminos, la savia fluyente en tus venas...   

Tienes la estrella brillante, la imaginación,

la destreza, el ardiente pecho erguido; baila, brinca, grita,

¡muévete!

Eres amor, placer y gozo,

expulsa la tiranía, la tortura el crimen, el caos. 

con Amor, con mucho Amor, con ternura.                                                                       

 

©José Ángel Pineda.

Amo tu evidencia

 

















Amo tu evidencia

 

Amo tu conocimiento abierto,

Amo tus estrellas fugaces,

Amo tus acciones estoicas,

Amo tus cimientos flotando,

Amo tus entrañas expansivas,

Amo tu piel tranquila, cautelosa,

Amo tu miel dispuesta, expuesta…

 

Amo tu luz intensa, penetrante,

Amo tus secretos, tus intimidades,

Amo tus pasiones, tus fantasías,

Amo lo que amas, tus disparates,

Amo tus mentiras, tus locuras,

Amo tus deleites, tu ternura,

Amo tus encantos, tu hermosura,

Amo tus engaños, tus infamias,

Amo tus astucias, tus dobleces.

 

El conocimiento te hace fuerte

el saber de dónde salen los caminos,

el saber a dónde llegan los destinos.

 

Amo tus cambios repentinos,

como un timón loco de lunares,

que les llaman defectos por errores.

Los deslices son ciertos y que ocultas,

los descuidos te sobran, le llaman

algunos despistados: desaciertos.

 

Amo tu pensamiento, tus acciones

dicen cosas hermosas, Y de otras.

Amo tu hablar, el ingenuo, el picante,

las entrañas, las almas profundas

esenciales, tus entidades, tus ideas

erráticas como vuelos de moscas.

Amo que tengo la evidencia

de acusarte de amar sin límites,

desde el principio de todos los principios,

hasta el final de todos los finales.

 

©José Ángel Pineda.

 

 

 

Amo las noches

 


Amo tus noches

Amo tu soledad acompañada

de lecturas tranquilas

y fogosas.

Amo las cosas buenas

de la vida...

los adjetivos,

los verbos, la ortografía,

la buena andanza, la buena

música, el buen café; contigo.

Amo las placenteras noches

de caballos nocturnos,

mi bella dama aniquila la luz

de cualquiera...

y se enciende.

                                ©José Ángel Pineda.

Amo tus sonatas




Amo tus sonatas



Amo tus partituras, tus piezas,

tus composiciones musicales,

las secuencias en tres, en cuatro

en dos.



Amo tu desarrollo espiritual,

tus frases intensas, sutiles, furiosas

tus cadencias y las formas profundas

de las sombras dilectas, queridas,

preferidas…



Amo tus exhibiciones en silencios

las posturas, las variaciones

las simplezas, las diversidades

los intrincados laberintos.



Amo el desorden de tus movimientos

corporales,

las confusiones entre lo derecho

y de revés,

lo hermoso de la pieza

en que das vueltas.



Amo tus temas, las notas

en la piel, en los descuidos,

las voces

de tus manos fascinantes.

                                                                ©José Ángel Pineda.