Pies y manos


Pies y manos


La poesía es música

es música de amores

amores muy disímiles

disímiles abrazos del deseo

deseo que se acrecienta

se acrecienta, levanta lo caído

lo caído, lo suave del delirio


delirio que nos quema

quema los dedos, arden

arden en pies y manos

manos que son caricias

caricias de los ligeros pies

pies que saben y se mueven

se mueven, y se deslizan

se deslizan, saben, piensan

piensan, sienten, remolinan

remolinan, voltean, giran

giran con las manos al revés

al revés, de frente, de perfil

perfil del cuerpo penetrante

penetrante como Esas miradas

miradas de las almas celestes

celestes y profundas sensaciones

sensaciones del cosmos neuronal

neuronal, memoria de los vientos

los vientos suenan instrumentos

instrumentos de notas milagrosas

milagrosas palpitan las canciones

las canciones a garganta seca

seca y se humedece se calienta

se calienta con el ritual nocturno

nocturno como ese poema tuyo

tuyo los que es poema mío

mío es del centro vibrante

vibrante es la música nuestra...

nuestra, dulce, rítmica, armoniosa

armoniosa solamente de amantes

amantes con paciencia desnuda

desnuda con los ojos cerrados

cerrados los ojos de la noche…

noche que va pasando, con encantos

con encantos abiertos y gemidos

gemidos y llantos que estremecen.


© José Ángel Pineda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario