Fuga



Fuga

En la fuga de luces misteriosas
del amor que brotaba clandestino,
ya no le hacían caso ni a las rosas
ni a las largas jornadas en camino...

Y se derramó el vino,
pasó lo que temía;
aquel bravo silencio
desnudó la paciencia

se brotaron las llamas opresivas
se fundieron las manos con las mentes
se apretaron las carnes con los huesos
repartían la carne en los congresos
y en su lujuria deliraban ardientes…

y el dolor sin clemencia
precipitó en orgía.

se cayeron las ropas encendidas.



©José Ángel Pineda, 16 de noviembre del 2017


No hay comentarios:

Publicar un comentario