De madrugada



De madrugada



yo te canto con las voces de otros,

te huelo una piel cualquiera de hembra,

te veo a través de miles de ojos,

De madrugada, aunque estés dormida - me sueñas,

voy entrando enorme como un suceso inédito,

de mi pasión que se no se gasta con tus pies

en mis piernas, enrollados en tripas

mis adentros y afueras.

De madrugada me golpeo el alma,

me tiro desde un armario viejo de la parte más alta

pero encuentro el cielo solitario.





José Ángel Pineda, 9 de diciembre del 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario