Tus ojos





Tus ojos


De colores de pueblos del norte

tus ojos brillantes de luces miel

alegres como esa nariz peregrina

de color vibrante en rincones

de ángeles de amplios pechos

juntos a las estatuas de vírgenes

que deleitan paladares caprichosos.

Nos hicimos amantes esta noche

Y me decías cosas espontáneas

Y ¡tan románticas!

como decir; hagamos el amor 

que reservamos, porque…

eramos -tan pequeños-

Hay que apartarse

de quien nos quita la sonrisa

me dijiste, lo cantamos

acompañados de una guitarra

decembrina y de siempre nocturna

¡Acerquémonos

¡A las melodías! que viene de nuestros

Instantes idos como las lunas tiernas

de la dulce y fresca infancia.



José Ángel Pineda, 12 de diciembre del 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario