La soledad








La soledad

La soledad de nuevo me atormenta,
aunque debo darle de alta algunos días,
es cuando la pasión se me hace urgente 
con los abrazos y besos que transitan
por el déficit de amor y el toqueteo,
y las lágrimas que en mi alma habitan.


La compañía es a veces necesaria,
aunque debo darle de alta algunas noches,
que es cuando la inquietud hace presencia,
y las espadas fluyen por los cuerpos
del superávit de pasiones traviesas,
y las sonrisas en todas las miradas.

La soledad es compañía de recuerdos,
la compañía es soledad de reflexiones,
si no hay llanto, jamás habrá alegrías,
sin alegrías, siempre estaré
colmado de tristezas, con ausencias
de gozos de mujeres hermosas.

©José Ángel Pineda, 29 de abril del 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario