Atadme





Atadme a la cumbre creadora de erupciones,

ama al tronco, a la caverna del cerro construida.

Dame el infame trozo de tu piel escondida,

pújame el enrame de tus fortificaciones,

pújame en el derrame,

derrame en el hastío.



Agítame los brazos, las piernas, las banderas,

no se mucho de trapos, me encanta ese partido.

¿Cómo se hizo el diseño?, ¡Dios; cómo se hizo!

¿cómo ha sido hecho de ese modo tejido?



Herido y bien herido está mi brazo ahora,

sangrando por las uñas, los dedos ocupados

en asuntos de hormigas, de batracios alados,

unos varios caminan, otros están mamados,

unos buscan la muerte,

otros buscan la vida,

ambos la misma cosa.

y por sinceridad nuestra mente es boyante;

unos buscan el sexo, otros buscan la risa,

unos mueren más lentos,

otros lo hacen de prisa,

Total; en qué quedamos;

¿nos vamos para misa?



©José Ángel Pineda, 22 de agosto de 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario