Cuatro cuerdas








Cuatro cuerdas

Joan Pined.

I

¡Oh, qué tanto rubor que siento/ torturadora!

¡Oh, cuánta soledad me acompaña/ tentadora!

II

¡Por tus posiciones/necesito de milagro!

¡Muy estrecho al entrar más al templo que consagro!

III

¡Qué bendita es tu carne/ que en polvo se compila!

¡No puedo pensarte/con tu centro en mi pupila!

IV

¡Un amor que quiero poseer a cada instante!

¡Una mujer necesito siempre como amante!



©Joan Pined, 11 de agosto del 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario