La vida es un verso



La vida es un verso



La vida no pasa/ las vidas tampoco/

se quedan refugiadas en poemas

de ayer/ de hoy/ de mañana/ siempre escritos

en las canciones exquisitas de sal y espuma.

En burbujas del olor a sudor que impregna

al acetato/ al disco compacto/ o la cinta magnética

y otros garabatos de la ciencia del viento donde habitan/

el ayer/el hoy /el siempre/ ¿dónde me quedé?

- En el siempre habitar en tus piernas impulsivas/

cruzadas/ como bisagras aceitosas/el delirio

/humos de cigarros/ con tragos de salivas

carnosas en amaneceres desvelados/

en rituales de diálogos/monólogos a veces/

pero siempre acompañados de la imaginaria

que se grava en las paredes de todos los labios

y lenguas y bocas y dedos/las manos de un lápiz/

de un teclado/ de una máquina que maquina

y demuele y muele y duele/... y suele

desnudarte el alma con un verso partido/

como abrir la mañana en pedazos de estrofas

y derramarte la euforia de un poema sonámbulo

que deambula siniestro/ agazapado/ al acecho.



La sangre presente en almas con hendijas/

en rostros placenteros que se encriptan/se palpa

y no se palpa/ solo se esconde el pasado/

se refugia en caminos/ en calles trasparentes/

en un motel antiguo chirriante/ en la verde

noche/ en cualquier parte de la imaginaria

de cinemas viejos/ aquellos que tocabas auroras

en ensueños de tablas de madera/ recubre ese…

pasado que no pasa/ se queda para siempre

en la memoria de neuronas agitadas/ recuerdos

imborrables/ aunque mueras viviendo fantasías

diversas/ aunque se pierdan las letras y aparatos/

porque aún en la locura sobrevive la pasión

en la eternidad de una piedra/ en el agua que somos/

en los fuegos que encendemos/ en la tierra donde

nos enterramos felices/ en el aire de todos los suspiros/

en las penetraciones más escabrosas/ en las corridas

de atrás de un torbellino/ de adelante/ es lo mismo

lo divino/ lo del centro del libro del poeta

la primera página del tiempo no se mueve/ ni la otra

ni así…

La energía gira/ gravita/ se mueven las miradas

en lúcida oscuridad de pasados presentes

/ de cálidas vertientes

de versos donde las manos se tocan alocadas

en pieles diferentes/ de los tiempos difusos/ los mismos

tan confusos/ tan excitantes/ tan religiosamente eternos. -



©José Ángel Pineda, 02 septiembre de 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario