La magia



La magia



Adiviné tus íntimas mentiras…

Lascivas, irritantes, escondidas, encubiertas

de modo tal que eres sangre perfecta

para vampiros en las noches exactas

como las matemáticas/…los cálculos de fuego

donde la precisión es milimétrica

nunca fallar/ ese es tu santo oficio.



Vale le pena el sacrificio/ cuando me haces temblar

¿Cómo haces para matar, tan alevosamente / sin descanso?

¿La pasión / la dulzura/ las ansias/ las ternuras/

los amores/ los muchos/ los polvos dilectos/ la frescura?



Las rosadas pieles predilectas/ los ojos del verdugo

rojizos en los doce espejos donde se reflejan /…las torturas.



La amargura cuando ardan los enanos a los doce en punto

de una noche cualquiera de bohemia/ de rituales

de la magia del arcoíris/ que ya queda sin brisas…

y no salpica mis sentidos más sentidos/ idos

por detrás /con toda ella /la hechicera negra

hace alocarme y ganas de cogerla

descuidada/ en sus atrocidades con las doce arañas

cotidianas/ sociales/residentes/ hechiceros

del aire/…donde habitan/ cohabitan en mágicas

y en placenteras noches de rituales orgiásticos

y con la penitencia de suicidio masivo...


Las serpientes se declaran desplumadas

en ceremoniales de auto penitencia

de suicidio masivo y sensualmente

compasivo e inclemente

en el final de los finales

como el último polvo de los polvos.




©José Angel Pineda, 09 de abril del 2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario