Pelotita de fuego



Pelotita de fuego


Las lluvias son un polvo

de aguas, de cenizas, de estrellas.

Son aves sonoras que en su vuelo

constante, peregrino y dudoso…

-desde lejos

-desde cerca

elíptica se contorsiona

y da vueltas y vueltas

como las caderas de una bailarina.



y los pies, y las manos, y la roca

que se funde en halos

vibrantes que intuyen

y atinan el punto que precisa

el escenario azul

y riguroso.

Siguen lloviendo cosas

maravillosas y más cosas

cada día

que estremecen la vida.

terremotos divinos, encendidas

las pieles y el alma 

de los goces.

¡Dadme temblores líricos!

¡dadme todas las lluvias!

dadme luces!...

que la paciencia termine

este suplicio de ternuras

y ese astro pequeño

abejorro de espumas

dulce bomba que explota

en mi cabeza… 

y quema las entrañas

de mis huesos.

¡pelotita de fuego!

galaxia de mis días, estos

que comparto el misterio

completo de las noches

de exquisitas batallas

en los sueños despiertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario