Fin de los entes



Fin de los entes



El cambio climático se acelera,

con frenesí te enloqueces, ¡oh tierra!

es tu naturaleza sudorosa y excitada,

en una danza macabra que persiste

extasiada.



Destroza el humano, todo ser, todo lo bello

con una crueldad ilimitada, de algo que piensa

y que destruyen los entes y se suicida…

es el inmenso hábitat natural …

que perdura.



La tierra no se muere…

se revitalizará

al morir el humano que asesina su entorno

la tierra cambiará y será verde y sin humos

los seres morirán

seremos polvos, tierra,

no es una paradoja

de la energía vital y la materia.



El pensamiento y la razón humana

asesina animal y vegetal continuamente.

¿qué fracasó en este diseño, que parece perfecto?

-Creo que es un juego de los dioses estelares

Y en la musicalidad etérea cosmopolita

donde habitan otros, muchos

y quizá cautelosos,

quizá avanzado el pensamiento

de mente evolucionada, sobre todo.

Acá lo que hubo…

fue un simulacro…

de vanidades, de cinismos, de arrogancias

creernos poderosos, cuando no somos nada

en medio de la nada.



© José Ángel Pineda





No hay comentarios:

Publicar un comentario