El polvo celeste



El polvo celeste

 

Morder el polvo, lo dicho

por no sacudirse del polvo,

polvo viento, polvo arena,

capricho

de todo polvo.


Las estrellas y un polvo en una taza

de un café de lunas, no predicho.

La gran inmensidad, pequeño nicho

es el universo que se entrelaza

entre piernas

pies y manos

y algo que falte…

que quizá usted conozca

que nos quiera usted ayudar

que es complicado explicar,

y entender, ... y fácil de acariciar.

 

Somos polvos de estrellas

y con ellas devenimos diligentes,

no te apresures, que es amarte

hasta el final…

porque la verdad de los caminos

de leche, esa vía de galaxias

polvos y más polvos, polvos

de esos polvos,

nos hacemos...

Nada está completamente hecho,

acabado y terminado.

 

Con los polvos,

se hacen las cosas más bellas;

las estrellas.

Los polvos crean los entes

del cosmos,

de otros polvos,

nacen gentes...

las creaciones, las mentes

que recrean todo arte,

...y esa gran explosión

de amor, esta teoría

tan compleja

y

expansiva, aún avanza,

es el delirio de amor,

más excitante,

la creativa evolución…

sigue adelante,

Si deseas ser amante

de ese polvo estelar

debes ser polvo divino.

Y esa enorme creación

que no termina

que no acaba

la pasión.

 

©José Ángel Pineda.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario