El polvo celeste

El polvo celeste

 

( I )

 

Y tuvo que morder el polvo, lo dicho

por no sacudirse el polvo, eso pasa.

¿Qué es lo que hay en la gran masa?

-polvo viento, polvo arena, capricho

de todo polvo.

 

Las estrellas y un polvo en una taza

de un café de lunas, no predicho.

 

La gran inmensidad, pequeño nicho

es el universo que se entrelaza

entre piernas

pies y manos

y algo que falte…

que quizá usted conozca

que nos quiera usted ayudar

que es complicado explicar,

y entender, ... y fácil de acariciar.

 

©José Ángel Pineda.

 

El Polvo celeste

 

(2)

 

Somos tantos polvos de estrellas

y con ellas devenimos diligentes,

no apresures, que el final es amarte

hasta el final…

 

No quiero decir cogerte

de la mano, porque no cabe

en este poema ese tipo de percance.

 

Aunque todo sea cierto

y hay unas cuantas mentiras

que pueden ser hasta muchas,

todo es una metáfora, que se mira

y no se toca, se trastoca en una fábula,

 

La verdad de las verdades

es que nadie podrá tenerla

nunca toda,

porque la verdad de los caminos

de leche, esa vía de galaxias

polvos y más polvos, polvos

de esos polvos

que cuando nos deshacemos

en pedazos,

polvo hacemos.

 

©José Ángel Pineda.

 

El Polvo celeste

 

(3)

 

Nada está completamente hecho,

acabado y terminado

 

Esos caminos de leche

 

¿Y la Andrómeda cercana...?

es polvo y leche…

 

Claro, porque sin polvo no hay leche.

 

Tu sugieres lo que desearte quisieras.

 

Lo que perdura por siempre es la belleza

de todo este movimiento.

 

con los polvos, se hacen las cosas más bellas

y al revés…

 

Los polvos de la Supernova, los entes

del cosmos,

y otros polvos,

y los que faltan con todas las creaciones

de las mentes que recrean el arte,

como esa gran explosión

de amor, esta teoría o lo que sea,

su onda expansiva, aún avanza,

es el delirio de amor, más excitante

 

La creativa evolución…

sigue adelante,

 

Si quieres ser una amante

de un grande polvo estelar

debes ser polvo divino,

en esa enorme creación

que no termina en esta simple

canción.

 

©José Ángel Pineda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario