Renacer





Renacer


Serena luz que brillas en mi alma,

Iluminas la calma, que es precisa,

me acaricias la piel, y con la brisa

en los amaneceres que me gustan.

El sentimiento hondo de mi vida,

que camina tranquilo en mi ser,

que es mi placer las ganas de escribir

en la piel de alguien que me anima.

Y me quedo con los que siento y quiero

y abandono el temor de hacer sufrir

que a veces la costumbre no soporta

y hago mucho daño,

y me lo hago también.

Quiero una compañía,

no un capricho,

que comprenda mi manera de ser,

y viceversa

es mejor reír y no llorar

es mejor amar y no sufrir

y

sosegar el dolor, que a veces

da el amor de una mujer bella.

Tuve la sensación de alguna voz

que dijo poemas en mis oídos…

y comprendí que no hay olvido,

y que se vive algo distinto,

lejos de las personas que no viven

mi vida, que no la sienten como

la siento yo, y siempre ese ermitaño

me persigue, ese amigo de siempre,


…que soy yo.

Y anhelo ser el de siempre,

el amigo que espera una ilusión

de vida libre y fantasías simples

y armoniosas, …y en mi cueva

y mi luz, compartir

las cosas más sentidas

las que valen la pena seguir

y caminar despacio y luchar,

no desistir del amor

de amar, del amor de verdad

de una mujer sencilla y franca,

que me sepa apreciar.

Y amar, siempre amar, y compartir

el verde caminar de una caricia,

el delicioso pan de una sonrisa,

que me haga diferente día a día.

Deseo compartir esa luz personal

tan natural, tocante y oportuna,

deseo compartir con alguna

flor maravillosa esa fortuna

que da una mujer cualquiera

que me quiera completo

de alegrías.


©José Ángel Pineda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario