Mostrando entradas con la etiqueta Amistad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Amistad. Mostrar todas las entradas

Renacer





Renacer


Serena luz que brillas en mi alma,

Iluminas la calma, que es precisa,

me acaricias la piel, y con la brisa

en los amaneceres que me gustan.

El sentimiento hondo de mi vida,

que camina tranquilo en mi ser,

que es mi placer las ganas de escribir

en la piel de alguien que me anima.

Y me quedo con los que siento y quiero

y abandono el temor de hacer sufrir

que a veces la costumbre no soporta

y hago mucho daño,

y me lo hago también.

Quiero una compañía,

no un capricho,

que comprenda mi manera de ser,

y viceversa

es mejor reír y no llorar

es mejor amar y no sufrir

y

sosegar el dolor, que a veces

da el amor de una mujer bella.

Tuve la sensación de alguna voz

que dijo poemas en mis oídos…

y comprendí que no hay olvido,

y que se vive algo distinto,

lejos de las personas que no viven

mi vida, que no la sienten como

la siento yo, y siempre ese ermitaño

me persigue, ese amigo de siempre,


…que soy yo.

Y anhelo ser el de siempre,

el amigo que espera una ilusión

de vida libre y fantasías simples

y armoniosas, …y en mi cueva

y mi luz, compartir

las cosas más sentidas

las que valen la pena seguir

y caminar despacio y luchar,

no desistir del amor

de amar, del amor de verdad

de una mujer sencilla y franca,

que me sepa apreciar.

Y amar, siempre amar, y compartir

el verde caminar de una caricia,

el delicioso pan de una sonrisa,

que me haga diferente día a día.

Deseo compartir esa luz personal

tan natural, tocante y oportuna,

deseo compartir con alguna

flor maravillosa esa fortuna

que da una mujer cualquiera

que me quiera completo

de alegrías.


©José Ángel Pineda.

En tus ojos




En tus ojos
--------------------
Veo las estrellas
leo tus manos…
y tu andar peregrino
cotidiano, presuroso
corriendo como siempre…
hacia algún lado preciso
impreciso, no preciso estudiarte
para conocerte…
solo veo el camino
que recorren tus pies
y
que limpiando lo sucio
de los trastos del mundo
cocinando el presente duro
lavando, y todos los oficios
del golpe del martillo y del arte
lo fino…y del amor que con amor
lo haces a tu manera simple…
¡tan compleja es tu vida!
¡tan diverso es tu ser y tu hacer!
solo sentir tu luz, es guía del saber
a través de tus ojos, siento la fantasía
de una gran mujer.
©José Ángel Pineda.

El amor

 

El amor

El amor es una probabilidad

matemática de cálculo

y estadística, siempre brilla

en apariencia…

como una ciencia enigmática

con paciencia esquizofrénica

andamos hasta el pináculo

de los montes venusinos

escalamos la sensibilidad

de una flor

de un jardín

y se disfrutan

renovados intereses

y te creces

con muy pocas diferencias

haces de la relativa verdad

la mentira relativa

y los labios;

tan urgentes…

y las cosas aparentes

y el fuego y todos,

los dementes…

que estructuran la divina

falsedad de las pasiones…

y las buenas intenciones

que son malas tentaciones

nos evocan las canciones

que de verdad son intensas

de lluvias, de falsedades

intentos de fantasías

lamentos, gritos y llantos

las lágrimas son los mares

que humedecen melodías

del amor, que no se sabe

que es, lo que es…

¿usted sabe lo qué es?

©José Ángel Pineda.

 

 

 

 

 

Desencanto


Desencanto


Libre de la gente, es una quimera

que se desnuda en crueles desencantos

y que es mejor tenerlos en primera

página del libro inmenso de cantos,

 

con sentimientos profundos, frontera

necesaria, que atraviesan los llantos,

mascaradas, y la mirada, artera

carcajada, cinismo de un espanto

 

que refleja tu espejo, sin mirarte

en aguas cristalinas, y se acaba

el misterio, se apaga el sortilegio,

 

la maldad detenida, con el arte

y con gran sentimiento del que amaba

una vida con acordes y arpegio.

                                         ©José Ángel Pineda.



Paz y armonía




Paz y armonía

Eres la paz que buscas, eres la estrella,
que llevas dentro, …
nacer a lo nuevo, aprender lo cierto
placer silencioso, tranquila paciencia,
alegría que se ama y se estima…
bondad que caminas y alimentas
de ánimo que brindas al empezar
la aurora, lo que amas y respiras,
ríes y que lloras, … y que sientes
que te abrazan, y acarician,
en instantes muy intensos.
La vida anda, y siempre
escribo tus sueños
siempre eres mi final
de todos mis comienzos
siempre eres mi comienzo
de todos mis finales.

                                        ©José Ángel pineda

Tenía placeres increíbles




Tenía placeres increíbles

 

Tocaba la guitarra, mi voz

acompañaba era

por las calles de silencios

y las casas que pasaban

como vagones

sin ruidos


aceitadas clavijas

y el afinado de primera

cuerdas, maderas, dedos

garganta sedienta de veneno

y uno que otro alarido

en el sereno…




y algún desafinado

que era mi yo, posible

de encontrar una noche

placentera…

que siempre o casi

se daba la cantata

y entonces era feliz

ninguna mujer se enamoró

del trovador, mi yo, posible,

al menos todas eran mías

esas noches.

y de mi sé de cierto, que no

pero del canto sí…

y eran mías todas las mujeres.

esas noches.

                                                   ©José Ángel Pineda.

 


Caricias



Caricias

Te entrego todas

las caricias

de mi pluma

que pintan tu cuerpo

y alma

las piernas que se enredan

con los brazos

en nudos que aprietan

las miradas, penetran

laberintos de los cuerpos




los nuestros

entre nudos que tiemblan

entre los ojos abiertos

los tuyos

los míos

tan profundos

mirando hacia los cielos.

 

©José Angel Pineda

El vacío























El vacío

 

Es lo queda siempre…

después de cualquier cosa

que deja para siempre

la alegría.

Es lo que siempre hay

Después de todo.

Es lo que existe

en algún estómago

en alguna noche

triste

solitaria

donde no hay voces

y risas que resaltan

donde las alegrías son ingratas

donde el susurro

a mis oídos

dejó de hacer cosquillas

donde todas las ganas se quitaron.

Donde el ardor de las vísceras

Fueron desalojadas, por la lúgubre

noche de espantos y fantasmas

donde a nadie se le ocurre nada

donde la paciencia no abunda

la desdicha mata…

donde los rincones

donde te mirabas con él ella

eran estrellas…luces, animales

del cielo bien formados…

donde las tinieblas proclamaron

victorias…

donde la nostalgia

pesa mucho más que una oración

de las más elevadas…

que sobrepasan al mismo cielo.

  

José Angel Pineda

 

 

 

 

 


En realidad, yo no sé qué pasa

 

 

En realidad, yo no sé qué pasa

 

En realidad yo no sé qué pasa, o que llega, viene y que se va caminando, volando, a pie o en bicicleta,...o en cualquier cosa que brinque sobre piedras, no sabemos nada de la vida, al menos yo no sé...estoy viendo pasar las cosas, esperando algo...no sé...que espero, pero espero algo...¿ es amor ?- conozco un destino loco de vivir para morir ...y espero...no sé qué, pero espero devoto la locura del culto a lo desconocido...como la vida misma...¿y una suerte? - un zapato quizá y una luz...la llama que poco a poco extingue en tus pupilas, en tus ojos claro oscuros...que ven...solo ven...pasar los cuerpos.

 

©José Angel Pineda

 



La numerología y el sortilegio

 

Son las presciencias…

Y las presencias…

de las viejas y nuevas cosas

sagitarias y capricórnicas

los astros hablan y cantan

y pintan pinturas muy hermosas

en los sacros cielos…

si crees estás bien, si no crees

en nada de la nada…

puedes perder un juego de ajedrez

y más que eso.

Los signos todos hablan, las señales

que dicen las verdades a lo relativo

el cielo polucionado de humo negro

magia blanca…/…el cultismo

los profetas modernos, los mesías

que abundan…

unos con poder de hacer milagros

para matar el tiempo

en las orgías de los parlamentos

escoge lo mejor de lo peor

el mejor de todos los colores

por si acaso, cree en todo

cree en la nada del todo…

de lo que se ve…

y que no…

ni siquiera se escuchan las sirenas

las trompetas nos rompen los oídos,

es la hora del tambor, de la marimba

del ritual santero, del testigo que nunca

que se dio cuenta y acusó sin pruebas

a los benditos.

la oración del puro y el tarot

la depredación

de la naturaleza

del depravado ser…

de la avaricia

que contamina el aire

el agua, rompe toda la selva

y siembra el cemento…

para parir ciudades del progreso

del progreso, ese progreso que vivimos

véanlo, ese progreso…

que hablan tanto en las cárceles

los políticos de las sinagogas

parlamentarias.

El que preside no vive, no existe, …

ni el ser humano que lo asiste, el hombre

desde siglos practica una ignorancia

adrede satisfecha, complacido

siempre por el mal que bien

por el bien que mal

tira la piedra, pues, a la mujer

o al río.

sin maldad de una caricia

romántica, quiromántica

cartomántica, la güija, una pata

más corta de la mesa…

y tomados de manos, hasta que aparece.

¿qué día es que tú naciste?

-         Si naciste un 19 de abril de las protestas

Tu número, es el 7.

Los días de la semana derramada

entre jabón y alcoholes

etílicos al 70 por ciento apasionado

Virulento tormentoso

Y alegre pasa…

La brisa es delicia de los amorosos

Los 19 son fatídicos…

©José Angel Pineda

 

 

¿Quieres un poema?

Si alguna mujer quiere un poema...

qué me lo pida...

se lo doy...

en carrera

ella me da su aroma natural

o un guiño de dedos...

precipitados...

yo le doy las caricias

de mi pluma

que tatúa las almas

las piernas de los brazos

los brazos en un nudo

un nudo entre las piernas

de los ojos

cualquiera...

ellos mirarán hacia el cielo...

yo profundamente

a ellas...

 

Uno se va…

Se me fue, como siempre se va uno...

se me fue, como siempre te vas...

he escrito estas palabras como bala...

en esta noche de luna...

o de farol

¿o me fijé, si estaba oscuro

acompañado de una mujer hembra de veras?

 

Y de ustedes amigos amigables

Y amigas que las amo si se dejan

sí se quejan

las mato

de pasión si se deprimen...

las torturo con cosquillas de esas...

tantas cosas que platican...

©José Angel Pineda

Y, si volvemos a empezar desde el principio,

tú con tus finales...

yo con los míos...

¿Que sería del mundo sin nosotros?

 

©José Angel Pineda

 



¿Qué tal si volvemos a empezar, que tal si no sirviera más la sonrisa a manos llenas de conciencia? -

 

- Empezar de nuevo, claro que podemos

para terminar nuevamente de nuevo.

 

©José Angel Pineda

 

Toda poesía es amor, el verso es una pasión, varias gotas de letras, que derraman lo que te imagines...es la fantasía de dos, de tres, de más...es fuerza de sensualidad si lo deseas, es fuerza del amor como lo creas, es un cristal de amorosos de la vida, el llanto, el grito y el encanto...es la ilusión que más deseas...

 

©José Angel Pineda



La vida es un disparo de luz que amanece en la penumbra, entre tu cuerpo cálido y

el perpetuo frío...

©José Angel Pineda

 

Y mañana viernes que puede ser hoy/...o fue ayer jueves, o martes, a algún sábado, será otro día lunes de costumbre...

no sé si es día o una cosa como el pan, el hambre, la espera del desconocido, solo señales, todo lo tenemos claramente oscuro, no sé qué esperamos, pero esperamos, aunque, más, sin embargo y todavía, nunca y siempre.

¿escuchaste el parte, el informe?

-No, me quedé con la sonrisa fría.

©José Angel Pineda




Siento que me despido.../...siempre/…y no lo hago/…no me voy…/...no tengo donde ir/...solo veo oscuridad

En mis afueras

Solo la claridad en lo oscuro.

©José Angel Pineda

  

 

 

 

 

 

 


Una época

Meditación


Una época



Espacio que trasmuta

gira todo gira

siempre

Y transfigura la vida

Y cambia las ideas

Y el ambiente se fastidia

Y el entorno agita la perversidad

Y el que afecta se afecta

Y el que no afecta se afecta

Y se sufre, y él me quedo

Y leo estímulos

Y escucho voces difusas

Y distancio unos pasos de algunas

Y me acerco a otras que me animan

con música, y bailo, y me sosiego

Y canto, y soy arte, y quietud

Y soy poesía…

Y escribo un retrato delicado

del juego de las noches solo

y aprendo, y soy mejor persona

pienso, medito, rezo y reflexiono.

La tierra cambia y se hace joven

todas las personas imaginan cosas

todos inventamos maneras de ser

todos creamos realidades distintas

Vemos nuestras sombras

nuestro gran humor, el chiste

el ingenioso encanto de la suerte

de los que van durmiendo

de los están viviendo

con alegrías todos…

nos sanamos del mal

y siempre habrá una nueva

forma de vivir en los brazos

de una madre tierra hermosa

Y un niño en nosotros, que amamos.



©José Angel Pineda, 15 de mayo de 2020





Tres poemas para respirar, girar y atraer

Tres poemas para respirar, girar y atraer



Por: José Angel Pineda

I

Uno respira

 

fuentes de colores

 

una suspira sombras

 

uno se cree inocente

 

uno se siente un santo...

 

más que yo muestro tanto

 

mis cosas sencillas cosas

 

yo siento

 

para mí

 

nada más para mí...

 

no existe otra manera

 

para sentirme amado

 

por mi mismo...

 

aunque quisiera amar a otras

 

gentes, entes en general

 

yo no muero por otros

 

me da espanto.

 

 


II

 

 

De bolas y balas

 

Por: José Angel Pineda

 

Hay bolas que no ruedan

 

solo giran

 

y miran que el placer

 

no es limitado...

 

el que ama de verdad

 

no da con balas

 

porque es de suponerse

 

que es un crimen.

 

Suelen regarse bolas

 

de esas que matan

 

con las lenguas

 

...es muy posible

 

.......si usted estuvo en una guerra

 

sabe que se debe disparar

 

sin odios.

 

que hay que reservar

 

unos cartuchos...

 

si quieres matar

 

no es necesario disparar

 

con solo guardar las bolas

 

pues, matas de verdad.

 

sí te matas tu solo

 

calla...

 

no le digas a nadie la verdad

 

las lenguas suelen

 

ser bien usadas...

 

si bien sabes amar.

 



 


III

 

Atractivo

 

Por: José Angel Pineda

 

Mis dedos

 

que pulsan el teclado

 

para referirme a la enorme

 

gravedad

 

del mundo...

 

más que la manzana

 

que golpeó la cabeza

 

de una tal Newton

 

y dijo cae...

 

pero cae para arriba

 

la manzana, la fruta

 

la gran manzana...esa

 

la otra.

 

y lo que atrae

 

o te repele...

 

lo que saborea...

 

y lo que sufre...

 

el que no se siente

 

amoroso.

 

y lo dice:

 

miente...

 

"yo hablo conmigo mismo..."

 

casi siempre...

 

y este pequeño plagio

 

de Wilde, es en mí

 

siempre

 

un Pilar de verdad...

 

me fortalece.

 

Sentires, Eres especial, En abril, El duelo, La espléndida belleza ( 5 poemas de fuego)





Cinco poemas de fuego

I

Por: José Angel Pineda

Sentires


Algo está pasando

que está sucediendo

que te estoy amando

que me estoy valiendo

de tus sentimientos

que te estoy robando

todos tus lamentos

que estoy asaltando

tus sentidas penas

que estoy por las venas

llorando y cantando

la sangre en corrientes

y el panal de mieles

de tu canto abierto

y un blanco destello…

¿qué estrellas tiritan

colores diversos y brisas?

tus ojos brotando

lágrimas y luces, palpitan

las manos caminan

por ese universo

de cosas que palpan

el verso

en leyendas

mentiras y ciertas

tan frágiles liras

socadas cuerdas

tilintes, sonoras

y dramas azules

y verdes, acuarelas

en tus ojos todos

en tu mal momento

de mi mal divino

y es beber completa

tus cosas de vino



entre lo que entre

aguas y vertientes

que tragues licores

de juegos con fuego

que suba y que baje

la aurora germina

y siempre termina

y acaba…

jadeante y dichosa

pasión de una rosa.



II










Eres especial

Por: José Angel Pineda 


Suprema mística religiosa

candorosa reflexiva suficiente 

aliciente caricia que me coge

emergen punzadas en mi alma.

Hace tiempo que perdimos

la dulzura el cariño y los dientes

ardientes de morderte el pan

se van yendo las noches

tartamudas

¡cómo sudas subiendo, 

bajas fría sin chal! 

el mal anima

al animal nocturno

y una mano vuela

por la noche se funde en el ombligo

y la espiga en el umbral de la rosa.

III 







En abril 


Es abril de canto/...

no de llanto

si la vieras

no te asustas

más me gustas

y si fueras

sí vinieras

sí supieras

las diabluras que te guardo

esto que pasa y no pasa

es un total disparate

esperate...

que te tengo y no te tengo

como Dyango con sus ojos

mirarías los despojos

de los audaces amores

de colmillos

indecentes...

de los vampiros

chupantes.




IV





El duelo



Por: José Angel Pineda



Mi esgrima se despliega

en el vacío silencioso

en el jugar juicioso

sintiéndome en tu calma

graciosa y sin temores

tranquilizas rumores

me suenan a sabores

de voces especiales.



El día que te atrevas

a jugarme de urgente

y es que serás tan dulce

y es que serás tan tosca

muy necias melodías

entonarán las cuerdas

será el instante mismo

el que se espera diario

complaciente de dulces

de efluvios y pisadas

despiadadas ternuras

eternas complacientes.











V

La espléndida belleza

Por: Jose Angel Pineda



En un claro en melodía

de luna

que refleja

la armonía

de los dedos mentales

que se mueven sencillos

en medio de una floresta

íntima de luz y de gracia

talentosa la vida

¡viva la vida!

las vibraciones

la frecuencia magnética

la resonancia de unos cielos

con otros cielos

no explorados...

Y las voces de los dioses

que interpretan en entornos

maravillosos del movimiento

eterno/...los sonidos.

PUEDE NO HABER POETAS,

PERO SIEMPRE HABRÁ POESÍA

DIJO EL GRAN BÉCQUER.

PUEDE NO HABER MÚSICOS

PERO LA MÚSICA EXISTE ANTES DE SER...

LAS GALAXIAS QUE SE DEBATEN

ENTRE LO FINITO Y LO INFINITO

LO INFINITESIMAL Y LO UTÓPICO

Y EL PENSAMIENTO LIBRE...

YO APRENDO LO QUE ME ENSEÑA

ELLA, LA HUMANIDAD DESNUDA

NUNCA APRENDO A CREER

NO SE PUEDE TAL COSA PRETENDER

LA MUSA DE DARÍO ES DE CARNE Y HUESO

Y ES PARTE INTEGRAL DEL COSMOS

Y SE MUEVE.



Uno espera



Uno espera

Por: José Angel Pineda




La dulcedumbre se me viene con las noches

amiga de reproches

tantos

Lo doliente me persigue en el silencio de los oscuros

llantos

sin sonidos de bocas calcinantes

querida amiga amada.



Uno espera la sincronía

del derroche de esperas

y un final de variantes

concordantes y alucinantes

como un alarido de animal,

profundo a veces, súbito

iracundo

casi siempre sufrientes

los encantos que se mueven

ardientes egoísmos

es lo tuyo

es lo mío

somo islas…

el solidario acento se derrite

La persecución de las palabras

dolientes…

la acción y reacción

lacera tanto

que no sé lo que quiero

si sufrir como un tonto

o no me importe tanto.