Mostrando entradas con la etiqueta Crítica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Crítica. Mostrar todas las entradas

Ese soy yo




Ese soy yo

Y no he cambiado nunca
tema desafinado
una lora malévola
entrenada por brujas
que siempre fui un tirano
un tema solo…
el vago tema de una vida
el tema de Joan y la amapola
que no se cambia el mundo
de pronto me transformo
en algo peor
y espero siempre…
espero.
y siento a mis amigas
la soledad y tristeza
nunca me desamparan
que a veces digo risa
qué veces quiero rosa
para cubrir de llanto…
en tus encimas
complacidas
es tanto para mí…
que mires mis canciones
con esos ojos tuyos cálidos
y potentes como un crisol
ardiente.
©José Angel Pineda.

Es cierto y no



Es cierto y no

 

Hay de mentiras cosas

y cosas de ciertas

cosas, que de ser ciertas

las muertas, caen

palomas, aves y manos

del aguacate, el banano

el aire y el calor,

la caminata, la luz

el vello púbico del desierto

podría ser frío

pero no es cierto

un muerto…

no fuera la mentira

tan creciente…

tan abyecta…

como una precoz

enredadera

que puede enrollar

las piernas de los árboles

que se trepan…

a los pensamientos…

y a las imaginaciones

se levantan…

y caen…

y uno se cansa

de dar…/…el ser pide

despiadado y se despide

y susurra, dame más

más, más y más…

y uno se cansa…

es verdad y no.

 

Siempre

y a veces…

es físicamente mental

sanguíneo, corporal

cansancio, no sé, quizá

es cierto y no concluye…

no hay final.

©José Angel Pineda.

 

Soy algo de nada



Soy algo de nada




José Angel Pineda



Yo no fui nunca nadie, fui algo y algo sin color/ sin sabor/

sin contundencia.

Nunca me hizo falta nada/...ni nada me hace falta ahora/

solo leña y fuego/. además, verde tierno/. y las brasas y luego las cenizas/ ese polvo que dicen...



Yo siempre fui abundante en nadie/ así que me hace falta: Nada...

el vacío / lo inmenso de todas las cosas

y ninguna de ellas/ me hizo caso/



Ninguna piedra me dio en el alma

solamente en la espalda/ una piedra voló y se estrelló/

dolió la columna de las mil y una ausencias. -



Nunca fui alguien

¿qué es ser Alguien?

- ¿Alguien me lo puede explicar?



Yo siempre fui algo:

Una especie de estorbo/ un maldito Ateo

un creyente de Dios

una oveja obscura y religiosa...

Cualquier cosa:



Una pulga en un perro...

ni siquiera fui pobre

ni soy alguien

soy algo; sí

eso soy

un algo que recicló cien veces...

en el tiempo que habité la llamada tierra.



...que no se muere/... ella No.

Si acaso fui algo/ ese algo sí/ fui el mejor de los vagos...

el más vulgar/...el peor estudiante/...el que siempre

fui detrás en la batalla de borrachos/...el mejor/ eso sí/...

el mejor de los vagos/...



Yo no sé mucho de cosas

pero se mucho de la sobre abundancia

de los mitos sensibles/ terribles

del eterno fracaso...

en los malos caminos

siempre fui

...el más brillante. -

Murió la poesía



“EPIGRAMA
Al perderte yo a ti,
tú y yo hemos perdido:


yo, porque tú eras
lo que yo más amaba,




y tú, porque yo era
el que te amaba más.


Pero de nosotros dos,
tú pierdes más que yo:


porque yo podré
amar a otras
como te amaba a ti,


pero a ti nadie te amará
como te amaba yo.


Muchachas que algún día
leáis emocionadas estos versos


Y soñéis con un poeta


Sabed que yo los hice
para una como vosotras


y que fue en vano.


"Ernesto Cardenal”
------------------------------------------


Murió la poesía


-Joan Pined


Murió la poesía


Murió el sentimiento
el Romántico último
el ultimo romántico
fue el poeta Cardenal
Ernesto es un legado
de ese mundo “moderno y complicado”
el poeta que amó a Darío
Y al Dios de los pobres


Que aprendió hacer poemas
en el Solentiname de la vida...


Vilipendiado y burlado por un papa
y otros brujos de la palabra y la tortura.
Y confiscaron hasta su muerte
En un vulgar escenario de voces inframundas...


Y delincuentes, de cerebros putrefactos
y demenciales que repiten como los loros
sirvientes de los imbéciles
enviados por Tirana al templo de las mentes
más evolucionadas…


Tirana es muerta viva, un zombi
que con un cinismo de barbarie surrealista
asesina la inteligencia día a día


El Cristo nuestro de cada día
ultrajado y de espinas coronado
-El Hombre, el poeta, el cura que tomó opción
por los pobres como Arnulfo Romero
que deambula por las calles del Salvador
que muere en las montañas
de hambre y de mísera ignorancia
ahí está su legado…
levanten las miradas
hacia todos los cielos.


Su alma queda en gentes
En las mentes de la resurrección
su poesía es la vida
que rechaza el tirano
que odió siempre una sacerdotisa
en pactos con el diablo…
la hija de un demonio aún desconocido.


No marcha hacia otra parte...
El poeta
Se queda con nosotros
tristes están entre las flores
Los ríos y hasta el viento
-se acordarán de sus poemas…
Los Salmos y Epigramas
La biblia de los pobres, el canto cósmico
El canto de la tierra y el los coros de ángeles


Los últimos románticos
Ya desaparecieron…
No dejemos que solo queden vivos
los imbéciles/…aunque de ser verdad
lo cierto, hace mucho tiempo
que murieron…

Leyenda de un gato



Leyenda de un gato

Autor: José Angel Pineda

Seguir con la verdad que existe
parece nuestro destino...
pero solo es que parece...


y lo que al parecer parece
y no se merece nadie
más bien advierto el buen tino
y que nos falta acertar...
con la pata de un conejo...
Dios no te va ayudar.

No son mejores que nadie...
no hay que darles la grandeza
que siete vidas o nueve
son para el gato travieso
que les enseña la cola
en señal de buena suerte

Ellos son seres extraños
no me refiero a los gatos
y tampoco a los conejos

Nadie niega ese derecho
de ser raros al cansancio
solo viven al acecho
del próximo ser humano
y eso está muy mal hecho.

La gran bola de cristal
les ayude eternamente
el gato muestra su cola
la gente ya no está sola

El "dedo medio" consciente
Y la ley de la guatusa
de manera muy potente
se esgrime constantemente
pero eso no es suficiente.

¡pues no somos tan pendejos!

Ser sincero en este mundo
es ser tremendo demente...
renuncien a lo falsario...
diario diario diariamente
es lo que quiere la gente
y el gato
y su leyenda decente.

Cuento de trochas



A Eric Nepomuceno

Cuento de trochas
Autor: José Angel Pineda

Casi logro entender

esas verdades directas

evolucionadas, a quemarropa

lanzadas son tus letras en impromptu

fantasías...

con esa improvisación que encantan

las realidades de Chopin, de Schubert,

y las melodías

cuando salen con talante de un talento

desordenado, inconcluso, imperativo

como el café instantáneo, como la violenta

razón fascista del verbo creer, del verbo amar

del verbo leer- entre una cita de Borge

y su extracto crítico, apasionado

y tirano desde adentro,

y repite con vehemencia;


¡vaya lea cabrón!

lea, ame, cree…

sobre todo, lea, como sea, pero lea

bastante hasta cansarse y luego piense

en cada letra…y tendrá una visión

y aparece un biombo de pobre satisfecho

de milagros de gente, de remiendos

y parches, en un calzón cualquiera

remendado con trozos de banderas

y amanecidas en sonrisas de esqueletos

cabalgando con aforismos parabólicos.
Y la metáfora hiperbólica:

¿qué dices del sujeto sin nombre, del traidor

de sí mismo?

_Un hombre sin nombre, son los nombres

de todos los actores de esa Obra maestra

Y que ahora, te excusas, - yo no fui- yo tampoco

-Y el imperativo de leer y de amar (Borges)

¡qué mandas a escuchar, los libros!

¿entonces el verbo escribir- es tu remanso?

¿Y cuando escribes?
¿qué pasa?

- Sé que no oyes música en tus letras…