Mostrando entradas con la etiqueta Cultura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cultura. Mostrar todas las entradas

Renacer





Renacer


Serena luz que brillas en mi alma,

Iluminas la calma, que es precisa,

me acaricias la piel, y con la brisa

en los amaneceres que me gustan.

El sentimiento hondo de mi vida,

que camina tranquilo en mi ser,

que es mi placer las ganas de escribir

en la piel de alguien que me anima.

Y me quedo con los que siento y quiero

y abandono el temor de hacer sufrir

que a veces la costumbre no soporta

y hago mucho daño,

y me lo hago también.

Quiero una compañía,

no un capricho,

que comprenda mi manera de ser,

y viceversa

es mejor reír y no llorar

es mejor amar y no sufrir

y

sosegar el dolor, que a veces

da el amor de una mujer bella.

Tuve la sensación de alguna voz

que dijo poemas en mis oídos…

y comprendí que no hay olvido,

y que se vive algo distinto,

lejos de las personas que no viven

mi vida, que no la sienten como

la siento yo, y siempre ese ermitaño

me persigue, ese amigo de siempre,


…que soy yo.

Y anhelo ser el de siempre,

el amigo que espera una ilusión

de vida libre y fantasías simples

y armoniosas, …y en mi cueva

y mi luz, compartir

las cosas más sentidas

las que valen la pena seguir

y caminar despacio y luchar,

no desistir del amor

de amar, del amor de verdad

de una mujer sencilla y franca,

que me sepa apreciar.

Y amar, siempre amar, y compartir

el verde caminar de una caricia,

el delicioso pan de una sonrisa,

que me haga diferente día a día.

Deseo compartir esa luz personal

tan natural, tocante y oportuna,

deseo compartir con alguna

flor maravillosa esa fortuna

que da una mujer cualquiera

que me quiera completo

de alegrías.


©José Ángel Pineda.

Cuevas



Cuevas

¿Cómo es la piel de una sonrisa,

la música sin aire, el cuerpo necesario

la mente del sarcasmo?

-la mirada vacía, el vacío de siempre

el hastío…

Y se mueven dormidos

los esqueletos de un amor

nunca tenido…

nunca existido…

la mentira es feliz…

bajo la sombra se cobija un llanto

esperando, la espera inesperada

La sabia carcajada de los dioses

el abismo…

uno mismo se acostumbra…

a una monótona soledad de siempre

buscando, entre las cuevas.

©José Angel Pineda.




Ese soy yo




Ese soy yo

Y no he cambiado nunca
tema desafinado
una lora malévola
entrenada por brujas
que siempre fui un tirano
un tema solo…
el vago tema de una vida
el tema de Joan y la amapola
que no se cambia el mundo
de pronto me transformo
en algo peor
y espero siempre…
espero.
y siento a mis amigas
la soledad y tristeza
nunca me desamparan
que a veces digo risa
qué veces quiero rosa
para cubrir de llanto…
en tus encimas
complacidas
es tanto para mí…
que mires mis canciones
con esos ojos tuyos cálidos
y potentes como un crisol
ardiente.
©José Angel Pineda.

El amor

 

El amor

El amor es una probabilidad

matemática de cálculo

y estadística, siempre brilla

en apariencia…

como una ciencia enigmática

con paciencia esquizofrénica

andamos hasta el pináculo

de los montes venusinos

escalamos la sensibilidad

de una flor

de un jardín

y se disfrutan

renovados intereses

y te creces

con muy pocas diferencias

haces de la relativa verdad

la mentira relativa

y los labios;

tan urgentes…

y las cosas aparentes

y el fuego y todos,

los dementes…

que estructuran la divina

falsedad de las pasiones…

y las buenas intenciones

que son malas tentaciones

nos evocan las canciones

que de verdad son intensas

de lluvias, de falsedades

intentos de fantasías

lamentos, gritos y llantos

las lágrimas son los mares

que humedecen melodías

del amor, que no se sabe

que es, lo que es…

¿usted sabe lo qué es?

©José Ángel Pineda.

 

 

 

 

 

El deseo



El deseo

Es el hambre de tenerte

entrarte por muchos ojos

con una sed de pasiones

muy ardientes…

suele ser un capricho

y un afán de detalles

traviesos…

una sublime fantasía

unas ganas tremendas

de atraparte…

el deseo empieza por la vista

y termina por los poros del alma

pero nunca termina de acabar

y es que la pasión siempre vive

en amor verdadero…

no muere en el deseo

y vive en la pasión

del sentimiento.

©José Ángel Pineda.


Te conocí

   

 

Te conocí

en un planeta diminuto

sin que estuvieras…

en este mundo

es lo que deseamos

dentro del alma

dentro del cuerpo

las almas se tocan

se acarician, se siente, se ven

se sienten los cuerpos de las almas

insistentes

impacientes

te esperé siempre

y te sigo esperando, sin que estés...

sin que hayas existido

Te quiero

sé que no estás

Y no existiendo

te he acariciado

y hemos cogido nuestras manos

y hemos andado en los caminos

y hemos visto la luna

y hemos estado en todos lados

sin que hayas estado nunca.

Te extraño sin saberte.

La distancia no existe entre nosotros

siempre estás en mí

aunque no existas

aunque no estés

y vivo en ti

vives en mí

aunque no existas

aunque no estés…

vives en mí.

©José Ángel Pineda.

Desencanto


Desencanto


Libre de la gente, es una quimera

que se desnuda en crueles desencantos

y que es mejor tenerlos en primera

página del libro inmenso de cantos,

 

con sentimientos profundos, frontera

necesaria, que atraviesan los llantos,

mascaradas, y la mirada, artera

carcajada, cinismo de un espanto

 

que refleja tu espejo, sin mirarte

en aguas cristalinas, y se acaba

el misterio, se apaga el sortilegio,

 

la maldad detenida, con el arte

y con gran sentimiento del que amaba

una vida con acordes y arpegio.

                                         ©José Ángel Pineda.



Paz y armonía




Paz y armonía

Eres la paz que buscas, eres la estrella,
que llevas dentro, …
nacer a lo nuevo, aprender lo cierto
placer silencioso, tranquila paciencia,
alegría que se ama y se estima…
bondad que caminas y alimentas
de ánimo que brindas al empezar
la aurora, lo que amas y respiras,
ríes y que lloras, … y que sientes
que te abrazan, y acarician,
en instantes muy intensos.
La vida anda, y siempre
escribo tus sueños
siempre eres mi final
de todos mis comienzos
siempre eres mi comienzo
de todos mis finales.

                                        ©José Ángel pineda

A veces...




A veces... 

A veces uno piensa que lo aman,

y estás muy seguro, cierto es que te ilusionas...

y estás siempre agradando...

luego viene una furia de dudas

y llegas a la conclusión de que todo es una broma incierta,

que es una parranda de engaños

y desengaños...

en una borrachera de encantos.

Al final de la tarde te das cuenta, de la falsedad del buen gusto,

del agrado hechicero, ...

y sin embargo sigues ahí

en una loca conveniencia,

no hay amor ni cariño,

es una broma de buen gusto,

solo se trata de canjes...

Para mi piel muy romántica

no encuentro la bala que pueda darme un beso en la frente, ...

y morirme de risa. 

                      ©José Ángel Pineda


Tres poemas desencantados





Tres poemas desencantados



Ojo de una aguja



Enredado de letras

y de ritmos

el viento se aburre

de mis versos

ya nadie quieres ver

mis poemas, tan simples

como el café amargo

pensé que la gente era una mar

que alcanzaba en el ojo de una aguja.

                                              ©José Ángel Pineda.

Confuso



Se llenaba el cielo...

de ríos de nubes que corrían

desordenadamente

hacia algunas miradas

de rumores.

No voy a negar que estoy confuso

apenas me encuentro.

                                                        ©José Ángel Pineda.

Enfermo


No voy a negar que estamos enfermos

unos de algo, otros de todo

pero sí, declaro estoy enfermo

pero me animo

y sigo deletreando

algún cuerpo de mujer

con una lengua tensa

y húmeda...

las mujeres se ponen

incomprensibles

son capaces de matarte

sí le das un abrazo

un cariño, un detalle

o un beso...

entre más amor les brindas

más incómodas se ponen

y hasta pueden degollarte,

y quemarte...

                                                                  ©José Ángel Pineda.


Nos ilusionamos



Nos ilusionamos

Creemos que las conexiones ligan siempre, que las vinculaciones afectivas son perpetuas, y que no se sacuden los pensamientos y las emociones se agitan, se excitan, se calientan, y toman otras formas, otros paradigmas, y se dan transformaciones, desde llevaderas a dramáticas.

Todo esto y más, en el propicio entorno, en el medio, el ambiente y las eventualidades nos permutan la piel del alma.

 

nada es estático,

todo se transforma,

son los cambios de los vientos

que pueden hacernos

perder el control

y alterar nuestras convivencias

y tratos,

y nacen los desajustes, discrepancias

que nos vuelven hostiles

hacia los demás…

nos cambiamos las camisas…

y hasta perdemos nuestra coincidencia,

nos volvemos otros…

nos pasamos de un extremo

a otro extremo con suma facilidad,

somos como hojas de los árboles

a la deriva, como vuelos de moscas,

vamos por ahí buscando cosas,

no encontramos, pero seguimos

buscando…

¿Pero qué buscamos?

©José Ángel Pineda.


Es cierto y no



Es cierto y no

 

Hay de mentiras cosas

y cosas de ciertas

cosas, que de ser ciertas

las muertas, caen

palomas, aves y manos

del aguacate, el banano

el aire y el calor,

la caminata, la luz

el vello púbico del desierto

podría ser frío

pero no es cierto

un muerto…

no fuera la mentira

tan creciente…

tan abyecta…

como una precoz

enredadera

que puede enrollar

las piernas de los árboles

que se trepan…

a los pensamientos…

y a las imaginaciones

se levantan…

y caen…

y uno se cansa

de dar…/…el ser pide

despiadado y se despide

y susurra, dame más

más, más y más…

y uno se cansa…

es verdad y no.

 

Siempre

y a veces…

es físicamente mental

sanguíneo, corporal

cansancio, no sé, quizá

es cierto y no concluye…

no hay final.

©José Angel Pineda.

 

Tenía placeres increíbles




Tenía placeres increíbles

 

Tocaba la guitarra, mi voz

acompañaba era

por las calles de silencios

y las casas que pasaban

como vagones

sin ruidos


aceitadas clavijas

y el afinado de primera

cuerdas, maderas, dedos

garganta sedienta de veneno

y uno que otro alarido

en el sereno…




y algún desafinado

que era mi yo, posible

de encontrar una noche

placentera…

que siempre o casi

se daba la cantata

y entonces era feliz

ninguna mujer se enamoró

del trovador, mi yo, posible,

al menos todas eran mías

esas noches.

y de mi sé de cierto, que no

pero del canto sí…

y eran mías todas las mujeres.

esas noches.

                                                   ©José Ángel Pineda.

 


Viento y caña



Viento y caña

 

En un Sax de sensaciones

de voces, … y emociones

apasionantes…

y eólicos poemas

tranquilos, que invitan al romance

de un concierto.

y el cuerpo precioso se acaricia

y suena delicioso

cuando las boquillas besan

los labios carnosos

en la embocadura

que sabe apretarse

con suave ternura,

y soplas muy suave

la caña, salen melodías

de un aire dulce y sonoro

de ángeles

que intuyen

la paz y armonía,

en un solo, un dúo, un trío

un cuarteto…

en improvisaciones

radiantes de un jazz

complaciente…

y un rock suavecito

que eriza las pieles.

©José Angel Pineda


Caricias



Caricias

Te entrego todas

las caricias

de mi pluma

que pintan tu cuerpo

y alma

las piernas que se enredan

con los brazos

en nudos que aprietan

las miradas, penetran

laberintos de los cuerpos




los nuestros

entre nudos que tiemblan

entre los ojos abiertos

los tuyos

los míos

tan profundos

mirando hacia los cielos.

 

©José Angel Pineda

El vacío























El vacío

 

Es lo queda siempre…

después de cualquier cosa

que deja para siempre

la alegría.

Es lo que siempre hay

Después de todo.

Es lo que existe

en algún estómago

en alguna noche

triste

solitaria

donde no hay voces

y risas que resaltan

donde las alegrías son ingratas

donde el susurro

a mis oídos

dejó de hacer cosquillas

donde todas las ganas se quitaron.

Donde el ardor de las vísceras

Fueron desalojadas, por la lúgubre

noche de espantos y fantasmas

donde a nadie se le ocurre nada

donde la paciencia no abunda

la desdicha mata…

donde los rincones

donde te mirabas con él ella

eran estrellas…luces, animales

del cielo bien formados…

donde las tinieblas proclamaron

victorias…

donde la nostalgia

pesa mucho más que una oración

de las más elevadas…

que sobrepasan al mismo cielo.

  

José Angel Pineda

 

 

 

 

 


En realidad, yo no sé qué pasa

 

 

En realidad, yo no sé qué pasa

 

En realidad yo no sé qué pasa, o que llega, viene y que se va caminando, volando, a pie o en bicicleta,...o en cualquier cosa que brinque sobre piedras, no sabemos nada de la vida, al menos yo no sé...estoy viendo pasar las cosas, esperando algo...no sé...que espero, pero espero algo...¿ es amor ?- conozco un destino loco de vivir para morir ...y espero...no sé qué, pero espero devoto la locura del culto a lo desconocido...como la vida misma...¿y una suerte? - un zapato quizá y una luz...la llama que poco a poco extingue en tus pupilas, en tus ojos claro oscuros...que ven...solo ven...pasar los cuerpos.

 

©José Angel Pineda

 



La numerología y el sortilegio

 

Son las presciencias…

Y las presencias…

de las viejas y nuevas cosas

sagitarias y capricórnicas

los astros hablan y cantan

y pintan pinturas muy hermosas

en los sacros cielos…

si crees estás bien, si no crees

en nada de la nada…

puedes perder un juego de ajedrez

y más que eso.

Los signos todos hablan, las señales

que dicen las verdades a lo relativo

el cielo polucionado de humo negro

magia blanca…/…el cultismo

los profetas modernos, los mesías

que abundan…

unos con poder de hacer milagros

para matar el tiempo

en las orgías de los parlamentos

escoge lo mejor de lo peor

el mejor de todos los colores

por si acaso, cree en todo

cree en la nada del todo…

de lo que se ve…

y que no…

ni siquiera se escuchan las sirenas

las trompetas nos rompen los oídos,

es la hora del tambor, de la marimba

del ritual santero, del testigo que nunca

que se dio cuenta y acusó sin pruebas

a los benditos.

la oración del puro y el tarot

la depredación

de la naturaleza

del depravado ser…

de la avaricia

que contamina el aire

el agua, rompe toda la selva

y siembra el cemento…

para parir ciudades del progreso

del progreso, ese progreso que vivimos

véanlo, ese progreso…

que hablan tanto en las cárceles

los políticos de las sinagogas

parlamentarias.

El que preside no vive, no existe, …

ni el ser humano que lo asiste, el hombre

desde siglos practica una ignorancia

adrede satisfecha, complacido

siempre por el mal que bien

por el bien que mal

tira la piedra, pues, a la mujer

o al río.

sin maldad de una caricia

romántica, quiromántica

cartomántica, la güija, una pata

más corta de la mesa…

y tomados de manos, hasta que aparece.

¿qué día es que tú naciste?

-         Si naciste un 19 de abril de las protestas

Tu número, es el 7.

Los días de la semana derramada

entre jabón y alcoholes

etílicos al 70 por ciento apasionado

Virulento tormentoso

Y alegre pasa…

La brisa es delicia de los amorosos

Los 19 son fatídicos…

©José Angel Pineda

 

 

¿Quieres un poema?

Si alguna mujer quiere un poema...

qué me lo pida...

se lo doy...

en carrera

ella me da su aroma natural

o un guiño de dedos...

precipitados...

yo le doy las caricias

de mi pluma

que tatúa las almas

las piernas de los brazos

los brazos en un nudo

un nudo entre las piernas

de los ojos

cualquiera...

ellos mirarán hacia el cielo...

yo profundamente

a ellas...

 

Uno se va…

Se me fue, como siempre se va uno...

se me fue, como siempre te vas...

he escrito estas palabras como bala...

en esta noche de luna...

o de farol

¿o me fijé, si estaba oscuro

acompañado de una mujer hembra de veras?

 

Y de ustedes amigos amigables

Y amigas que las amo si se dejan

sí se quejan

las mato

de pasión si se deprimen...

las torturo con cosquillas de esas...

tantas cosas que platican...

©José Angel Pineda

Y, si volvemos a empezar desde el principio,

tú con tus finales...

yo con los míos...

¿Que sería del mundo sin nosotros?

 

©José Angel Pineda

 



¿Qué tal si volvemos a empezar, que tal si no sirviera más la sonrisa a manos llenas de conciencia? -

 

- Empezar de nuevo, claro que podemos

para terminar nuevamente de nuevo.

 

©José Angel Pineda

 

Toda poesía es amor, el verso es una pasión, varias gotas de letras, que derraman lo que te imagines...es la fantasía de dos, de tres, de más...es fuerza de sensualidad si lo deseas, es fuerza del amor como lo creas, es un cristal de amorosos de la vida, el llanto, el grito y el encanto...es la ilusión que más deseas...

 

©José Angel Pineda



La vida es un disparo de luz que amanece en la penumbra, entre tu cuerpo cálido y

el perpetuo frío...

©José Angel Pineda

 

Y mañana viernes que puede ser hoy/...o fue ayer jueves, o martes, a algún sábado, será otro día lunes de costumbre...

no sé si es día o una cosa como el pan, el hambre, la espera del desconocido, solo señales, todo lo tenemos claramente oscuro, no sé qué esperamos, pero esperamos, aunque, más, sin embargo y todavía, nunca y siempre.

¿escuchaste el parte, el informe?

-No, me quedé con la sonrisa fría.

©José Angel Pineda




Siento que me despido.../...siempre/…y no lo hago/…no me voy…/...no tengo donde ir/...solo veo oscuridad

En mis afueras

Solo la claridad en lo oscuro.

©José Angel Pineda