Mostrando entradas con la etiqueta Ecologia Ambiental Ecología Política. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ecologia Ambiental Ecología Política. Mostrar todas las entradas

Se fue

 


Se fue

Como se van las glorias

Se fue

Como una llama ardiente

Se fue

como se va un caudillo

Se fue

Con toda la ambición

Se fue

y aunque nunca estuvo

Se fue

y aunque nunca fue

Se fue

y aunque hizo daño

Se fue

Como una ilusión

Se fue

Como una ternura

Se fue

Con todas sus mentiras

Se fue

Con todos sus deleites

Se fue

Porque era necesario.

Se fue

Sin tanto ruido.

©José Ángel Pineda

El gato y una poema entre comillas



El Gato

Conmigo no se metan
yo no soy humano
soy un gato aventajado
más que el mono
más que el perro...
he estado investigando
sobre temas importantes
los virus esos...
la idea que los invade
el día que desaparezcan
los humanos...
aunque extrañaré las migajas
que me daban-me lanzaban
creo que será verde todo
se descontaminarán las aguas
no habrá guerras por petróleo
no habrá guerras ...
del todo...
volverán los ríos
las quebradas
y aunque no me gusta el agua
ni bañarme...
mucho menos
creo que estaré mejor
si ustedes...
porque encontraré frutas y todo.
flores...
y amigos seré hasta de los ratones
los ratones no serán plagas
no serán transmisores de esas enfermedades
que ustedes crearon...
bueno ser racional como ustedes
no me parece un encanto...
mejor canto...
y sigo en este computador
pero cuando se vayan sin retorno
ya no lo necesitaré.
Gracias
El gato 

Jose Angel Pineda



“Y la gente se quedó en casa. Y leía libros y escuchaba. Y descansaba y hacía ejercicio. Y creaba arte y jugaba. Y aprendía nuevas formas de ser, de estar quieto. Y se detenía. Y escuchaba más profundamente. Algunos meditaban. Algunos rezaban. Alguno bailaban. Algunos hallaron sus sombras. Y la gente empezó a pensar de forma diferente.

Y la gente sanó. Y, en ausencia de personas que viven en la ignorancia y el peligro, sin sentido y sin corazón, la Tierra comenzó a sanar.

Y cuando pasó el peligro, y la gente se unió de nuevo, lamentaron sus pérdidas, tomaron nuevas decisiones, soñaron nuevas imágenes, crearon nuevas formas de vivir y curaron la tierra por completo, tal y como ellos habían sido curados".

La libertad del capataz





La libertad del capataz



Las caudalosas lágrimas, 

de tus ríos en excitante final en delta, 

con esa bisectriz, en donde 

se toca, se tantea la espesura 

deliciosa. 

Esa arquitectura plácida, 

geológicamente bien dotada, 

todo ese cuerpo de agua 

anhelado por todos 

que pocos acarician, 

aguas por encima y por abajo 

al Céfiro y al turbión, 

al Wangki. 



Las voces de todos tus vientres, 

erguidos el par de esbeltos conos

Concepción y Maderas 



en la isla zapatera 

emanan arenisca, polvillo y el néctar 

del placer, ... 

El vaivén fuerte de cuerpo jugoso, 

rozando con el mío estrepitoso. 

En el Río San Juan, tan impetuoso frenesí, y 

la violación constante de la mina del limón, 

y en el triángulo minero, … 

son muchas las cicatrices, y envenenada el alma… 

y siguen destruyendo la hermosura, la belleza, 

los hoyos en el vientre, en los pulmones

de las gentes…

para convertirte en cadenas, ...

y en divisas ajenas, dineros, mercancías 

que se cuelgan y clavan los delincuentes 

distinguidos, dejando la plenitud 

de la patria enajenada, en una danza 

prostituida e insolente, donde venden y compran 

las integridades gobierno-corporativas 

entre muchas, … que cambian de nombre...

y testaferros...

a discreción, sin discreción

y todo por una excelsa vanidad familiar,

“por unos dólares más” 

“por un puñado de dólares” 

La Libertad del capataz.



@José Ángel Pineda, 27 de junio del 2017