Mostrando entradas con la etiqueta Ecologia sensual. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ecologia sensual. Mostrar todas las entradas

Amo tus sonatas




Amo tus sonatas



Amo tus partituras, tus piezas,

tus composiciones musicales,

las secuencias en tres, en cuatro

en dos.



Amo tu desarrollo espiritual,

tus frases intensas, sutiles, furiosas

tus cadencias y las formas profundas

de las sombras dilectas, queridas,

preferidas…



Amo tus exhibiciones en silencios

las posturas, las variaciones

las simplezas, las diversidades

los intrincados laberintos.



Amo el desorden de tus movimientos

corporales,

las confusiones entre lo derecho

y de revés,

lo hermoso de la pieza

en que das vueltas.



Amo tus temas, las notas

en la piel, en los descuidos,

las voces

de tus manos fascinantes.

                                                                ©José Ángel Pineda.




Efecto Coriolis




Efecto Coriolis

Autor: Jose Angel Pineda

El motivo de estar vivo
la dulzura de mirarte
el irme y llegar en arte
ese es el mejor motivo
para estar contigo…
amarte.
El movimiento
y la posición relativa en los giros
de tu hermoso cuerpo
y los vientos alisios
y tus brazos frágiles
y tus corrientes de luz
fluyen suaves,
como soplos divinos
que convergen en un centro
en delicada manera
y agradable caricia de emociones.

                                                            ©José Ángel Pineda

Trío de voces




Trío de voces

En dúos…
en dos tríos de voces
de dos mujeres sopranos
cantando alto con un tenor
muy dramático…
a capilla…
de dos mujeres contraltos
cantando alto con un tenor
lírico
a capilla…
fascinación
delirante y apasionante
de voces mixtas
dos hermosas fantasías
de seis cantantes
de un coro de voces mixtas
del bell canto.
que es el canto coral…
y es un encanto escuchar
en el arte refinado…
del cantar y del amar.

©José Ángel Pineda.






El amor

 

El amor

El amor es una probabilidad

matemática de cálculo

y estadística, siempre brilla

en apariencia…

como una ciencia enigmática

con paciencia esquizofrénica

andamos hasta el pináculo

de los montes venusinos

escalamos la sensibilidad

de una flor

de un jardín

y se disfrutan

renovados intereses

y te creces

con muy pocas diferencias

haces de la relativa verdad

la mentira relativa

y los labios;

tan urgentes…

y las cosas aparentes

y el fuego y todos,

los dementes…

que estructuran la divina

falsedad de las pasiones…

y las buenas intenciones

que son malas tentaciones

nos evocan las canciones

que de verdad son intensas

de lluvias, de falsedades

intentos de fantasías

lamentos, gritos y llantos

las lágrimas son los mares

que humedecen melodías

del amor, que no se sabe

que es, lo que es…

¿usted sabe lo qué es?

©José Ángel Pineda.

 

 

 

 

 

Te conocí

   

 

Te conocí

en un planeta diminuto

sin que estuvieras…

en este mundo

es lo que deseamos

dentro del alma

dentro del cuerpo

las almas se tocan

se acarician, se siente, se ven

se sienten los cuerpos de las almas

insistentes

impacientes

te esperé siempre

y te sigo esperando, sin que estés...

sin que hayas existido

Te quiero

sé que no estás

Y no existiendo

te he acariciado

y hemos cogido nuestras manos

y hemos andado en los caminos

y hemos visto la luna

y hemos estado en todos lados

sin que hayas estado nunca.

Te extraño sin saberte.

La distancia no existe entre nosotros

siempre estás en mí

aunque no existas

aunque no estés

y vivo en ti

vives en mí

aunque no existas

aunque no estés…

vives en mí.

©José Ángel Pineda.

Viento y caña



Viento y caña

 

En un Sax de sensaciones

de voces, … y emociones

apasionantes…

y eólicos poemas

tranquilos, que invitan al romance

de un concierto.

y el cuerpo precioso se acaricia

y suena delicioso

cuando las boquillas besan

los labios carnosos

en la embocadura

que sabe apretarse

con suave ternura,

y soplas muy suave

la caña, salen melodías

de un aire dulce y sonoro

de ángeles

que intuyen

la paz y armonía,

en un solo, un dúo, un trío

un cuarteto…

en improvisaciones

radiantes de un jazz

complaciente…

y un rock suavecito

que eriza las pieles.

©José Angel Pineda


El polvo celeste



El polvo celeste

 

Morder el polvo, lo dicho

por no sacudirse del polvo,

polvo viento, polvo arena,

capricho

de todo polvo.


Las estrellas y un polvo en una taza

de un café de lunas, no predicho.

La gran inmensidad, pequeño nicho

es el universo que se entrelaza

entre piernas

pies y manos

y algo que falte…

que quizá usted conozca

que nos quiera usted ayudar

que es complicado explicar,

y entender, ... y fácil de acariciar.

 

Somos polvos de estrellas

y con ellas devenimos diligentes,

no te apresures, que es amarte

hasta el final…

porque la verdad de los caminos

de leche, esa vía de galaxias

polvos y más polvos, polvos

de esos polvos,

nos hacemos...

Nada está completamente hecho,

acabado y terminado.

 

Con los polvos,

se hacen las cosas más bellas;

las estrellas.

Los polvos crean los entes

del cosmos,

de otros polvos,

nacen gentes...

las creaciones, las mentes

que recrean todo arte,

...y esa gran explosión

de amor, esta teoría

tan compleja

y

expansiva, aún avanza,

es el delirio de amor,

más excitante,

la creativa evolución…

sigue adelante,

Si deseas ser amante

de ese polvo estelar

debes ser polvo divino.

Y esa enorme creación

que no termina

que no acaba

la pasión.

 

©José Ángel Pineda.

 

Voy que voy



Voy que voy 



Por: José Angel Pineda



Voy que voy, que voy, subiendo

caminando, suavecito

voy leyendo y voy entrando

en la cueva del cerrito



Recorriendo el caminito

los sueños son más gozosos

veo muros, veo pozos

y una blanca paloma

que se asoma

entre las ramas

de los arbustos movientes

que levantan las verdades

que levantan las pasiones

que levantan lo sublime

que levantan lo que estime.



Voy que voy, que voy entrando

se llega al fin a la meta

se gira, se abre, se aprieta

se cierra, se abre, se agita

se mueve, se gira y grita.



soplan vientos

se oyen sonidos del viento

en verdad se oyen seres

que suspiran, que respiran

y que sienten…

las casas hablan solitas





Ya penetrando al recinto

por unas amplias entradas

no queda más que miradas

de ojos diversos

para meditar en sitio…

Luego pienso

Luego escribo

Y al desearlo me conecto

Ustedes saben de esto.


Deseo





Deseo

 

Deseo verte, escucharte, saberte,

amarte,

de la forma que sea,

del modo que tú quieras,

a la manera tuya.

Lo que deseo;

sentarme junto a la ventana

cuando escribo el alma de tu cuerpo,

el cuerpo de tu alma,

deseo pintar poemas y cantos

mostrarte la belleza de tus ojos,

escuchar la música del alma,

verte con el pensamiento,

tocar con tu mirada

los labios hermosos

suaves, en medio

de todo.

con el abrazo apretando

hasta los huesos

y las carnes encendidas

con especial ternura.

 

 

©José Ángel Pineda

delirium tremens

 

delirium tremens

 Por: José Angel Pineda


como queriendo una ilusión

un valle, un precipicio

una dimensión profunda

una pasión desmedida

mucho amor necesitaba


lo desnudo del alma

de los angeles gozosos

el delirio de un borracho del amor

en su más pura candidez

espontánea la apertura               

a la naturalidad feroz

de esa mujer que espera

en un lecho de cielos

en un catre, en su rincón

en petates…

en una cama de nubes

en la indecisa pasión del abismo

que atrae con fuerza y ternura

y en todo su esplendor.

Se bebía su mas ansiado deseo

y que soñaba despierto

como apartando la vida

como amando fantasías

enloqueció divagando

con el amor de sus cantos

con el amor de sus versos

con la belleza del alma

de los ángeles.


Presencia

Presencia 

Por: José Angel Pineda

En mi tranquila paciencia
mi presencia es tu lectura
que con ternura
me tientas...


Solo al observar el piso
yo siento que me deslizo
y la ventana me llama
como las voces de luz
del paisaje que se asoma...

soy el reflejo del tiempo
y el espejo de tu alma

Te noté con la piel de mi alma
la abierta y llana caricia
bello paisaje que incita
la inmensa profundidad...

y una estela en mi pecho
brilla radiante
desde el cielo natural
palpitante
porque miras
porque sientes...
dejas el rastro en mi mente...

Tus piernas
que se duermen
en posición
muy estable
a la vida
y una telilla
suave el deseo
te acaricia

En el resquicio
que dejas
en la ventana que posas 
entra aire, entre la calma
entre el amor y el límite
de las ansias
entre el cuadro
el escenario sin duda
de un ambiente
de un entorno
del ámbito de los fresco
de las aguas de tu cuerpo
de mi natural paisaje

que aprietas con las miradas
del alma
sentada, esperas siempre
la palma

de la mano en la sonrisa
de los ojos de tus labios

si es la brisa
y si hay calor
y si hay frío
quiero el amor
de algún viento
nuevo, que sin prisa

de un paseo
por mi rostro, suavemente
y que estés siempre
y me alejes del dolor
y tomar de las mieles
de tu flor.


Precocidad


Ser sensato



Por : Jose Angel Pineda
Ser sensato
como un gato
aunque sea por un rato
y sin mal trato...
es una loca paciencia
pero lo sabe la ciencia
la cordura es la clemencia
que no es tan sabia decencia
y aunque mis hermanos
gatos hablan...
y los entes que no dañan
el ambiente...
ay !
Ay de la gente que cierra los ojos
porque los ciegos verán más...
y darán luces que queman
y los mudos de lengua...
hablarán con ráfagas de poesía
concreta poesía hecha carne y huesos
de una especial justicia justa...
no escuchen sus radios como decía el poeta
escuchen música...que derriben los muros.
no crean en su propaganda como decía el poeta.
Lean poemas, cualquier poema...
cualquier libro que no sea oficial.

Sueños en la montaña



Sueños en la montaña

(Poema ecológico)

Te estoy queriendo a gotas


espesas, impacientes…,

en la estancia fugaz,

del Ojo de agua, aquél

donde tu vanidad desnuda

perpetua

se refleja


Te estoy deseando toda,

en soledades necias,

en el que la ortodoxia

de la mística, ¡amor!

se hace lascivia.

Te estoy amando ahora,

entre los matorrales,

con ligeros sollozos,

con lágrimas de gozo,

hasta que penetra, en el verde

follaje, Un rayo luminoso

¡…Y me despierta!

Jose Angel Pineda

La máscara



La máscara

Autor: José Ángel Pineda

El poeta, su poesía
el amor
benditas las "bendiciones"
-nunca entendí eso realmente
-siempre lo entendí al revés
porque siempre el que eleva
esa sagrada palabra
resulta ser un falsario
y a veces uno no sabe
¿quién te bendice?
¿quién le dio ese privilegio sacrosanto?
...y hermano me conseguí una iglesia
dijo un abogado, después que la dejó en prenda
un predicador fracasado...
el abogado le aplicó la ley.
y se hizo de esos...
bueno, no es así...
hay unos que son buenos...
de todos modos perdón
pido para ellos aunque sepan lo que hacen
por que se volvió predicador el abogado...
y sus amigas le decían sudorosas
satisfechas y plenas ¡Bendiciones!
el amor, el desamor, el desatino, pan y vino
y se fue por el camino, vivir por vivir
no solo por existir
sin engaños/...
¿quien dijo eso?
si el engaño es lo más dulce
a los oídos...
decir la verdad es un asunto serio
so pena de castigo y caer
en la máscara negra o mano blanca
amigo...
y la ilusión de la vida
de vivir el amor...
Yo pienso en el amor
con demasía de gotas
torrenciales, lluvias de agua viva
y un paseo en el parque...
hablando y sonriendo en la locura
sin temor...y esa fruta hermosa...
que compartes.

Así





Así

Debe ser como un estudio de la euforia
porque la sangre crece y se mueve
y refresca la memoria y estremece
de los pies hasta el cabello
energía que mece
la eléctrica humedad
paciente y retozada
y abundante
y penitente
como virgen neuronal incendiaria
atravesando los cuerpos uno - otro
hasta que me consumo en oberturas
en prefacios, prólogos de un libro
que se abre hacia lo mucho
y la ansiedad profunda escribo en mente
orgiástica intelectual desconocida.




El orgasmo puro es manifiesto natural,
que se siente ese misterio espiritual


No todo el tiempo se logra el sexo
por telepatía, hace la diferencia lo mental,
solo basta cantar las letras
al revés...ejecutar con las manos
los dedos, uno, dos, tres ..un vals
concertado de lecturas del alma
que depende de rituales tranquilos
y canciones serenas y dulces
con instrumento de 5 o 6 cuerdas
o un cuatro bien tocado que penetra
las membranas de un guitarra de siete
magníficamente ejecutada por dos:
La musa y las músicas sofisticadas...


y las voces y gritos y alaridos y llantos
más y más sonidos del espacio celeste
y oscuro de choques simultáneos
de mil lunas y estrellas fugaces
viajan en golpes dolientes y sensibles
elevan las dimensiones del alma
en un rayo misterioso y certero
que no falla la llama - el volteo
duele, duele, duele...y que termina
mientras dejo que mi espalda
descanse sobre el todo extendido
se vislumbra el cielo
el dolor va pasando como un ciego
lento y suave agonía que seguirá
en esas letras encantadas
y repiten y repiten las desbordadas
pasiones.

                                                                               ©José Ángel Pineda

Tengo ganas



Tengo ganas

Sí- tengo las ganas /...que llevemos la vida /
sin complicaciones mutuas
y con ganas de vivir derramado
no en lágrimas/ sino de aguas cristalinas.


Tengo ganas de todo...
de una mirada al horizonte
de caminar por veredas
oh pies del alma / oh pies
tuyos / pies míos.

Ayudadme a caminar por esos montes
quitad las ganas todas
de mi cuerpo y alma
y la razón sea sin fatiga-
seamos espontáneos
sin misterios banales heredados.

Ganas de caminar
en hondonadas profundas sin temores
y en filetes elevados que se juntan al cielo,
en caminar/...el uno con el otro,
el uno dentro del otro...
por esos caminos de verdes...
y azules con nubes oscuras
y picos de los árboles que se ven
encima de las noches y los días
donde el caserío es pintoresco
pero se sufre adentro.

Tengo ganas que me quites las ganas
de las tristezas muchas /
de los pobres de todo.

Jose Angel Pineda

Escaleras



Escaleras



Las escaleras son a veces

para subir

a veces

para bajar

te suben a lo más alto

luego te saben bajar

las escaleras

te suben las divinas, dan alivio

en los pies

divinas para llegar

alguna parte...

y terminar

con un descuido, no te salvas

de una tormenta.

Joan Pined.

Arcana




Arcana


Llover la noche luz tanteando los abismos

llover la noche luz fluyendo al monstruo

llover con los fantasmas trasnochados…

ramas trepidan incesantes…

cuerpo moto y vibración constante

al derecho y al revés…

un monumento inmaterial-alucinado

surrealista inmaculado- epicúreo.

Llover oníricas melodías tranquilas

llover haciendo animales nocturnos…

mis ensueños y sueños

rincones de leyenda

caprichos - ocurrencias

en mares sin retorno…



©José Angel Pineda, 28 de septiembre de 2019

Prosa poética sensual




ensayo práctico- prosa poética sensual y virginal de orgasmos benditos.- jose angel pineda - hoy


Extasiado destello instantáneo bello del cerebro al clítoris vertiginoso gesto muscular apasionado sin pensar solo sentir arder morir llorar gritar gemir gozar...eso te dio como desenfrenada mente aquellas noches en alguna noche del siguiente mes que seguía al otro locamente con una furia indómita esa forma de amor llamada éxtasis ese destello fugaz que no se queda, siempre fluye orgasmo incandescente indecente impropio inadecuado no piensas no pienso es una luz que te indica la gloria de los mitos mutuos consagrados.-

Autor: José Angel Pineda


Ese fogoso destello, 
Y es monumental y hermosa 
Y con pasión muy fogosa 
pone a sus afanes, sello. 
De muy esbelta figura, 
cuerpo firme, brazos de oro, 
en mi pensar atesoro 
un recuerdo de censura 
acariciar su cabello
en una fuente aceitosa
gusta siempre deleitosa 
la música de lo bello. 
Sus posturas incitantes,
sobre intrépidas pasiones, 
que desbordan sensaciones 
líricas y extenuantes... 
son supremas tentaciones 
de una mística amante
espiritual penitente
y en mi mente 
afanosa tan vibrante 
de una mujer deseosa 
tan segura de su empeño 
que siempre vive prendida 
del destello reluciente 
inclemente, 
perseverante 
lo que en mi pecho se anida 
es el sueño de un demente,
que es la angustia de un cantante.

Radio Romántica 98.7 FM