Mostrando entradas con la etiqueta Esoterismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Esoterismo. Mostrar todas las entradas

Uno espera



Uno espera

Por: José Angel Pineda




La dulcedumbre se me viene con las noches

amiga de reproches

tantos

Lo doliente me persigue en el silencio de los oscuros

llantos

sin sonidos de bocas calcinantes

querida amiga amada.



Uno espera la sincronía

del derroche de esperas

y un final de variantes

concordantes y alucinantes

como un alarido de animal,

profundo a veces, súbito

iracundo

casi siempre sufrientes

los encantos que se mueven

ardientes egoísmos

es lo tuyo

es lo mío

somo islas…

el solidario acento se derrite

La persecución de las palabras

dolientes…

la acción y reacción

lacera tanto

que no sé lo que quiero

si sufrir como un tonto

o no me importe tanto.

Lamento



-Lamento- 



Del amor a la muerte 

hay una corta distancia 

-de qué sirve callarme 

o no callarme- 

sí me callo, si hago ruido 

da lo mismo que antes 

me parece que el cielo 

está girando. 



Decíamos que coloquios 

y ritos, entre iguales 

fecunda de palaciegos 

en complicidad con la pasión, 

produce llantos 

y más llantos 

hasta que muere la razón. 

Lamentos... 

La furia avanza 

y sigo conversando 

conmigo mismo 

Los deshonrados amorosos 

van en buen camino 

con sus dientes con filo 

deslumbrantes. 



©José Ángel Pineda, 16 de mayo de 2019

La magia



La magia



Adiviné tus íntimas mentiras…

Lascivas, irritantes, escondidas, encubiertas

de modo tal que eres sangre perfecta

para vampiros en las noches exactas

como las matemáticas/…los cálculos de fuego

donde la precisión es milimétrica

nunca fallar/ ese es tu santo oficio.



Vale le pena el sacrificio/ cuando me haces temblar

¿Cómo haces para matar, tan alevosamente / sin descanso?

¿La pasión / la dulzura/ las ansias/ las ternuras/

los amores/ los muchos/ los polvos dilectos/ la frescura?



Las rosadas pieles predilectas/ los ojos del verdugo

rojizos en los doce espejos donde se reflejan /…las torturas.



La amargura cuando ardan los enanos a los doce en punto

de una noche cualquiera de bohemia/ de rituales

de la magia del arcoíris/ que ya queda sin brisas…

y no salpica mis sentidos más sentidos/ idos

por detrás /con toda ella /la hechicera negra

hace alocarme y ganas de cogerla

descuidada/ en sus atrocidades con las doce arañas

cotidianas/ sociales/residentes/ hechiceros

del aire/…donde habitan/ cohabitan en mágicas

y en placenteras noches de rituales orgiásticos

y con la penitencia de suicidio masivo...


Las serpientes se declaran desplumadas

en ceremoniales de auto penitencia

de suicidio masivo y sensualmente

compasivo e inclemente

en el final de los finales

como el último polvo de los polvos.




©José Angel Pineda, 09 de abril del 2019