Mostrando entradas con la etiqueta Joan Pined. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Joan Pined. Mostrar todas las entradas

Video poemas/...musicalizado

















 

Motivaciones

 



Motivaciones


Cuando hablo

me exalto en demasía,

el decoro se me desactiva

y otras virtudes,

costumbre remota que ostento

y me salto los muros inseguros,

y mi secuencia es locuaz, redundo

y me disparo, y mato la belleza

de las cosas que hago con amor

y las siento, y las digo, y así he sido.

Las exaltaciones, arrebatos y los ímpetus

siento que no los expreso, y me dan un desaire

y otro y otro y me desarman la paciencia,

y me convierto en el más fiel de los imbéciles.


El paroxismo me ciega, la fogosidad

irrumpe la razón…

Y siento que la cordura derramo

por el piso, me trastorno en una cama

para dos, y vierto lo que conceder puedo,

a veces no sé si es de dos.

¿para cuántos es…?

pero en el instante uno piensa

que es único, pero esa pregunta

es irremediablemente sin respuesta,

me siento mal reparten mi pasión,

al menos a mi no me gusta eso de esas,

de algunas, pocas, todas, no sé…

pero que complicado encontrar el par

que te calce.

©José Ángel Pineda

 

 


Cuanto duelen

 


Cuanto duelen


Las cosas de la vida, el vuelo, sin alas,

que no alzaste, el espacio posible,

la sombra en tu nido,

el pecho que se aprieta,

mis manos navegantes,

mi fuego en tus encantos

que son muchos, por tanto

me siento complicado

en tu vida, queriendo

que me quieras, es intenso

el intenso frío angustiado.

Cuando te duelan

las carnes, las nostalgias,

las preocupaciones,

sin cobijo, sin abrazos sinceros

de una música.

Los poemas con alma,

en la pintura en una piedra,

se entremezcla, entre el centro

y el cerro, imaginarios, bellos

es extraño, pero extraño las cosas

vividas contigo, de verdad

me necesitarás, no se cuando

ni sé en qué condición,

estaré siempre a tu lado

de cerca, de lejos…

las pasiones, las necesidades

espirituales, las dolencias, los deseos

de tu voz, de tus ecos profundos

los llantos en silencio

Estaré siempre en todo tiempo,

cuando me necesites.

Siempre.

 

©José Ángel pineda


La comunicación pasional

 


La comunicación pasional

 

Se mueve por ondas por cables

por la fibra óptica

y es muy casual

en tiempo de caos funciona

la energía eléctrica

los motores las lámparas

se mueven los pistones

a su modo

los móviles se traban en la lengua…

la lengua es ahora una extensión

cibernética

que supera lo presencial

la vis a vis termina de acabarse

el contacto del árbol

con el animal que viaja en ramas

pierde la elocuencia

y se apagan las voces

la presencia es ausencia

el abismo es oscuro impenetrable

la claridad es más radiante

en los auriculares

y el micrófono el roce de la imaginación.

©José Ángel Pineda

Cuatros poemas de un tiro/...José Angel Pineda


Poesía

Hablan las malas lenguas

de gentes, de la gente

y al revés.

Hablan las buenas lenguas

del placer

en el cielo

de la dulce gloria,

las buenas y las malas

lenguas, son las mismas,

solo que con diversidad

del alma nuestra,

se muestra

y se alterna divina,

en la belleza

de la poesía.

©José Ángel Pineda

 

 


Construir un mundo


Construir un mundo

muy completo…

que no falte el aire

ni la brisa

que no falte la luz, ni una sonrisa

cada día,

que no falta el alimento

cada día,

que no falte el amor,

que no haya fríos

por las noches.

©José Ángel Pineda

 


La ausencia

 

De mi amor,

esa alguien que me importa,

que me importa

porque sí, que me da ganas

porque sí, que sí me importa,

darle ganas de las ganas

de todo lo que me da ganas,

que también le dan las ganas,

de esos todos tan íntimos

de enrollarnos, de quebrarnos,

de abrazarnos hecho un rollo

de pasiones…

de acariciarnos las ganas

de importarnos, de intimarnos

en lo que se nos venga en ganas.

                                                  ©José Ángel Pineda

 

 



Instantes

Debemos darnos más vida

a los instantes

que sabemos,

que conocemos

que son del alma las delicias,

que son esos instantes las caricias.

No podemos darnos instantes perpetuos

no puedes darme instantes

que no se extinga el fuego

no puedo darte fuegos eternos

en instantes infinitos.

Debemos darnos más vida

en los instantes.

©José Ángel Pineda

 

Todos aconsejan

 


Todos aconsejan

 

Todos aconsejan remedios,

remedios para la muerte,

remedios para la vida,

no uses eso: dicen…

ponte aquello: dicen…

no comas eso,

come aquello, y bebe agua

¡No te dan ni agua!

es la gente…

y más la gente de la televisión

y más la gente de las redes modernas

de comunicación des comunicada,

de arte de contra arte,

de cultura y contracultura,

al revés y al derecho

y de frente y por detrás.

-no salgas a la calle,

ve a dar una vuelta,

camina, ama,… es saludable,

-no ames, nadie lo hace

en estos días y en otros,… nunca.

en ninguno de los días…

en las noches, el sexo no lo hagas

¡hazlo!

 

 

no quieras a nadie,

no valen la pena querer gentes,

sí valen la pena querer entes y gentes,

ayuda a los demás…

-no agradecen…

muérete: me dicen…

víveme les digo…

hay cosas que yo decido,

casi todas,

casi todas las deciden otros.

©José Ángel Pineda

 

 

 

Suspiros de Amor/...Kolektivo


 

La Rosa

 


La Rosa

La rosa es a la espina

lo que el aire al gemido

al herido gemido de la ausencia

a la presencia, a la rutina

divina no es precisa

la inclemencia

de los días que trasiegan

amores mudos y temores

el canto apagado

el poema encendido

de una vela…

que calienta las noches

solitarias

y una mano que siento

que me toca.

 

©José Ángel Pineda



Profundis

 


Profundis


No me explico

porque se congeló un beso

comunicante, sapiente del deseo

en cualquier parte,

tampoco la mirada

de mis ojos no muestran nada

según la perspectiva

de tus manos,

de tu pensar profundo

en mis escritos…

más, sí lees los escritos

que te ofrezco mujer

de una manera inmensa,

encontrarás en ellos

la verdad que se esconde

entre esas letras…

y sabrás que te amo

de un modo distinto

a los que quizá te amaron.

©José Ángel Pineda

 

Una luz nocturna

 


Una luz nocturna

Un brillo que traspasa las paredes

del tiempo,

un golpe de luz

que tensa la noche

irritada del silencio que cedes

con la piel a contratiempo,

un misterio insensato, un tragaluz

sensato, un rato de derroche

en el espacio de mi briosa calma,

mi alma sin clemencia, se atormenta

en el nicho que me incita a cabalgar

la eternidad de un instante glorioso. 

               ©José Ángel Pineda.

Un arte





Un arte

 

Luminiscencia precavida

insatisfecha, llegas a pintarte

los tatuajes del capricho

in concebida

in concedida

en la lujuria oculta

en la otra cara

que no vemos la luna

no se ve, das la vuelta

impecable enamoras

los amores

todos

los astros son tuyos

y las piedras también

el gemido

el llanto la amargura

la dulzura

sí coges una estrella

coges lo que sea

que satisfaga las ansias

que vuela el pensamiento

en cuerpos distintos

en algún rincón

siempre se esconde

lo que buscas.

©José Ángel Pineda

 

Amo ser libre




Amo ser libre.


Amo, cuando se miran ellos

entre letras…

Amo cuando se lloran ellos

entre sustantivos...

Amo cuando los poemas conversan

entre verbos …

Amo cuando sonríen y lloran

los versos no perversos.




Amo una bala fantasma

que nace en un poema

y que enfrenta un odio

Amo el aire libre, los principios

Amo los comienzos de los versos

donde el amor se ama

entre el amor de un verso

que sucede con otro verso

que concurre…

Amo la tiranía de los versos

bien estructurados

la deseable estrofa del motivo

el motivo sin vacilaciones…

que atraviesan las bocas

de la crueldad de un falso poder

que fabrica leyes en maquilas

envenenan, encarcelan

los cuerpos de un escrito

en el alma, escrito está

que no hay posibilidad

de detener la historia…

©José Angel Pineda.

La Danza

 











La Danza   

Muévete con música, muévete con silencios,

muévete vertical, sal a moverte a los cerros a los campos, 

muévete horizontal deslizante en giros, 

muévete, no eres vegetal, disputa el amor, 

encuentra el camino en choque de cuerpos diversos, 

baila con el alma.  

Pies en puntas que vencen la gravedad,

piernas inteligentes y fuertes, 

brazos aferrados al aire que respiras,

la luz de los caminos, la savia fluyente en tus venas...   

Tienes la estrella brillante, la imaginación,

la destreza, el ardiente pecho erguido; baila, brinca, grita,

¡muévete!

Eres amor, placer y gozo,

expulsa la tiranía, la tortura el crimen, el caos. 

con Amor, con mucho Amor, con ternura.                                                                       

 

©José Ángel Pineda.

Amo tu evidencia

 

















Amo tu evidencia

 

Amo tu conocimiento abierto,

Amo tus estrellas fugaces,

Amo tus acciones estoicas,

Amo tus cimientos flotando,

Amo tus entrañas expansivas,

Amo tu piel tranquila, cautelosa,

Amo tu miel dispuesta, expuesta…

 

Amo tu luz intensa, penetrante,

Amo tus secretos, tus intimidades,

Amo tus pasiones, tus fantasías,

Amo lo que amas, tus disparates,

Amo tus mentiras, tus locuras,

Amo tus deleites, tu ternura,

Amo tus encantos, tu hermosura,

Amo tus engaños, tus infamias,

Amo tus astucias, tus dobleces.

 

El conocimiento te hace fuerte

el saber de dónde salen los caminos,

el saber a dónde llegan los destinos.

 

Amo tus cambios repentinos,

como un timón loco de lunares,

que les llaman defectos por errores.

Los deslices son ciertos y que ocultas,

los descuidos te sobran, le llaman

algunos despistados: desaciertos.

 

Amo tu pensamiento, tus acciones

dicen cosas hermosas, Y de otras.

Amo tu hablar, el ingenuo, el picante,

las entrañas, las almas profundas

esenciales, tus entidades, tus ideas

erráticas como vuelos de moscas.

Amo que tengo la evidencia

de acusarte de amar sin límites,

desde el principio de todos los principios,

hasta el final de todos los finales.

 

©José Ángel Pineda.

 

Amo las noches

 


Amo tus noches

Amo tu soledad acompañada

de lecturas tranquilas

y fogosas.

Amo las cosas buenas

de la vida...

los adjetivos,

los verbos, la ortografía,

la buena andanza, la buena

música, el buen café; contigo.

Amo las placenteras noches

de caballos nocturnos,

mi bella dama aniquila la luz

de cualquiera...

y se enciende.

                                ©José Ángel Pineda.

Amo tus sonatas




Amo tus sonatas



Amo tus partituras, tus piezas,

tus composiciones musicales,

las secuencias en tres, en cuatro

en dos.



Amo tu desarrollo espiritual,

tus frases intensas, sutiles, furiosas

tus cadencias y las formas profundas

de las sombras dilectas, queridas,

preferidas…



Amo tus exhibiciones en silencios

las posturas, las variaciones

las simplezas, las diversidades

los intrincados laberintos.



Amo el desorden de tus movimientos

corporales,

las confusiones entre lo derecho

y de revés,

lo hermoso de la pieza

en que das vueltas.



Amo tus temas, las notas

en la piel, en los descuidos,

las voces

de tus manos fascinantes.

                                                                ©José Ángel Pineda.




Decir




Decir

Porque a veces soñamos,
yo: todo el tiempo lo hago
ustedes no lo sé...
pero es simple
soñar
y decir
y decirle
y hablarle de cosas
y hablar de castillos
y hablarle de todo
y aunque aburra uno
y aunque uno canse
y hablar y soñar es de todos
y debe serlo...
no hay otro modo de vivir.


www.joseangelpineda.com

Efecto Coriolis




Efecto Coriolis

Autor: Jose Angel Pineda

El motivo de estar vivo
la dulzura de mirarte
el irme y llegar en arte
ese es el mejor motivo
para estar contigo…
amarte.
El movimiento
y la posición relativa en los giros
de tu hermoso cuerpo
y los vientos alisios
y tus brazos frágiles
y tus corrientes de luz
fluyen suaves,
como soplos divinos
que convergen en un centro
en delicada manera
y agradable caricia de emociones.

                                                            ©José Ángel Pineda

La lujuria

 




La lujuria



La abundancia de cosas por tentar

tus vellos, tu piel, tu movimiento

siempre me dan ganas de pescar

tus plácidas músicas mimosas

tus panes, y tus savias cremosas

los gimoteos, sollozos y suspiros

de los cantos del delicado sexo

los astros que giran en tu cuerpo

las hendijas por donde veo el cielo

el pálpito, la luz, las fantasías

de una lengua delirante idioma

y mitos que desnudan leyendas

tus piernas deleitosas

los ojos perdidos en un espejo

de aguas abundantes…

el centro, el clítoris de vida

¡divina, sagrada bomba que explota

entre mis manos…!

y me eleva las partes más dormidas.

tu ombligo rotando por la lengua

del pensamiento de un lobo sosegado

enorme se siente lo pequeño

de tu libido…

la hermosa lascivia creadora

del voluptuoso deseo frenético

esa una furia con rabia incontenible

que me condena en las llamas

delirantes, de la más grandes

pasiones de tu alma encendida.

                      ©José Ángel Pineda