Mostrando entradas con la etiqueta José Angel Pineda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta José Angel Pineda. Mostrar todas las entradas

La noche (Soneto)

 


La noche

 

La noche que esperaba la mañana. Cantaba

la noche. Se abrigaba en la noche. Amaba

la noche. La noche recitaba un poema

para adentro del alma de un dilema.

 

El llanto brotaba de una triste fuente,

como la sonrisa de una bella ausente.

La alegría y la tristeza de una gema,

el retoño de un tronco que se crema.

 

La mañana que tanto deliraba. Fantaseaba

el sol que ardiente discrepaba. Quemaba

con la brisa que la frente acaricia. Delicia

del fastidio que odia al amor. Envicia

 

a la pasión que se derrama en llanto

y la sonrisa del mañana

que cree la noche

es la tristeza

de un dulce canto.

 

©José Ángel Pineda

 


Sed ( Madrigal)

 



Sed

 

Sed de calor de labios,

abriendo en la aurora, deja las sombras

muy atrás de sus huellas,

la caricia que va quedando sola

por la plenitud de momentos idos

de una dicha fugaz y de solaz;

el calor de esos labios,

necesarios instantes,

debo beber, tomar

del delicado tiento

en el desierto, con la piel ardiente

de ella, sus labios que esperan colmarme.

 

©José Ángel Pineda



Vida mía (décima) Autor: José Angel Pineda

                                                                                                                                                     


                                                                                                











     Vida mía

                                                                                                    décima

Me he sentido rechazado,

y a veces en el invierno

tú me cuidas como un tierno

¡nunca me has abandonado!

Siempre me gozo a tu lado

eres sincera y sufrida,

eres el alma elegida

para curarme el dolor

para sentir con ardor

esto que se llama; vida.


©José Ángel Pineda

Amo tu evidencia








https://www.amazon.com/dp/B08TQGGBKT


Amo tu evidencia

 

Amo tu conocimiento abierto,

 

Amo tus estrellas fugaces,

 

Amo tus acciones estoicas,

 

Amo tus cimientos flotando,

 

Amo tus entrañas expansivas,

 

Amo tu piel tranquila, cautelosa,

 

Amo tu miel dispuesta, expuesta,

 

Amo tu luz intensa, penetrante,

 

Amo tus secretos, tus intimidades,

 

Amo tus pasiones, tus fantasías,

 

Amo lo que amas, tus disparates,

 

Amo tus mentiras, tus locuras,

 

Amo tus deleites, tu ternura,

 

Amo tus encantos, tu hermosura,

 

Amo tus engaños, tus infamias,

 

Amo tus astucias, tus dobleces.

 

 El conocimiento te hace fuerte

 

el saber de dónde salen los caminos,

 

el saber a dónde llegan los destinos.

 

 

Amo tus cambios repentinos,

 

como un timón loco de lunares,

 

que les llaman defectos por errores.

 

 

Los deslices son ciertos y que ocultas,

 

los descuidos te sobran, le llaman

 

algunos despistados: desaciertos.

 

 

Amo tu pensamiento, tus acciones

 

dicen cosas hermosas, Y de otras.

 

 

Amo tu hablar, el ingenuo, el picante,

 

las entrañas, las almas profundas

 

esenciales, tus entidades, tus ideas

 

erráticas como vuelos de moscas.

 

Amo que tengo la evidencia

 

de acusarte de amar sin límites,

Amo tu evidencia

 

Amo tu conocimiento abierto,

 

Amo tus estrellas fugaces,

 

Amo tus acciones estoicas,

 

Amo tus cimientos flotando,

 

Amo tus entrañas expansivas,

 

Amo tu piel tranquila, cautelosa,

 

Amo tu miel dispuesta, expuesta,

 

Amo tu luz intensa, penetrante,

 

Amo tus secretos, tus intimidades,

 

Amo tus pasiones, tus fantasías,

 

Amo lo que amas, tus disparates,

 

Amo tus mentiras, tus locuras,

 

Amo tus deleites, tu ternura,

 

Amo tus encantos, tu hermosura,

 

Amo tus engaños, tus infamias,

 

Amo tus astucias, tus dobleces.

 

 El conocimiento te hace fuerte

 

el saber de dónde salen los caminos,

 

el saber a dónde llegan los destinos.

 

 

Amo tus cambios repentinos,

 

como un timón loco de lunares,

 

que les llaman defectos por errores.

 

 

Los deslices son ciertos y que ocultas,

 

los descuidos te sobran, le llaman

 

algunos despistados: desaciertos.

 

 

Amo tu pensamiento, tus acciones

 

dicen cosas hermosas, Y de otras.

 

 

Amo tu hablar, el ingenuo, el picante,

 

las entrañas, las almas profundas

 

esenciales, tus entidades, tus ideas

 

erráticas como vuelos de moscas.

 

Amo que tengo la evidencia

 

de acusarte de amar sin límites,

 

desde el principio de todos los principios,

 

hasta el final de todos los finales.

 

 

 

©José Ángel Pineda.

https://www.amazon.com/dp/B08TQGGBKT

La guitarra y la mujer



La guitarra y la mujer

La guitarra siempre ha sido una musa, una mujer...
ha veces afinada, y a veces confusa...
de cualquier modo
hay acomodo
Las cuerdas y las piernas
y el modo de pensar
y formas de reventar
son símiles...
¿Qué se pudiera hacer, qué tendría que sentir,
para que sobrevivir
sin las cuerdas y las piernas
de la guitarra y mujer?


©José Ángel Pineda






Se fue

 


Se fue

Como se van las glorias

Se fue

Como una llama ardiente

Se fue

como se va un caudillo

Se fue

Con toda la ambición

Se fue

y aunque nunca estuvo

Se fue

y aunque nunca fue

Se fue

y aunque hizo daño

Se fue

Como una ilusión

Se fue

Como una ternura

Se fue

Con todas sus mentiras

Se fue

Con todos sus deleites

Se fue

Porque era necesario.

Se fue

Sin tanto ruido.

©José Ángel Pineda

Presencia





Presencia

En mi estancia terrena,

Y con paciente realismo,

sobrellevo las verdades concisas,

las lecturas exactas, más y más,

cada vez, la precisión desnuda

la evidencia.

 

y desata el delirio de los sueños,

y las fantasías desbordan los diques,

y las pasiones de las aguas bravías,

Y las miradas disparan mi presencia,

y leo el fuego, y me congela

el lenguaje de mis ojos, brilla la luz

de mi existencia, salpica mi presencia

con ternura frenética y caricias floridas

de sonrisas con rostros luminosos.

se crecen las comunicativas voces,

ya no leo tus penas, tus angustias

veo tu afectiva voz de tu conciencia

en mis inspiraciones ya no duele

la vida.

©José Ángel Pineda


Sensaciones



Sensaciones


Pies y manos

para elevarse, no sirven alas

para erigir el ánimo al vuelo,

no existen, además.

 

Mirada profunda al agujero

no permitido, cohibida y aprisiona

instantes de vida eterna,

muerte perfecta sin piernas,

una fuga, una gota que escapa

de la punta de los dedos sin manos,

desde la cabeza brotaban gotas

de gota en gota,

y una creciente de aromas,

raras veces,

correrse es un milagro efectivo,

y mis días oscuros

son tus noches de espanto,

pocos

momentos de ira, y muchas

tragedias neuronales,

pienso en trepar al romance,

subir al idilio, el verso

de las bisagras.

                                                              ©José Ángel Pineda

 

La belleza

 


La belleza


Habita en tu paraíso

el esplendor

la luz, la melodía, la flor,

los dedos girando vertiginosos

como remolinos íntimos,

la gracia, la ternura,

el candor, la dulce sensación

de sentir el talento

de las diosas en movimiento

perpetuo…

en cielos explorados

con ecos, voces, suspiros

silencios, suaves paredes

que aprietan el grito

la calma,

la suavidad, la caricia

del viento, el soplo perfecto

que apenas roza la delicia

del pensamiento,

que levanta lo sensible

dispuesto a lo incomprensible

del misterio.

©José Ángel Pineda.

 

Ritual

 


Ritual

Suprema mística religiosa,

Candorosa, reflexiva, suficiente,

aliciente caricia que me coge,

emergen punzadas en mi ombligo.

 


¡Cómo sudas subiendo,

bajas frías sin chal!

el mal anima

al animal nocturno,

y una mano vuela

y unos pies se entrelazan

en la noche, que se funde entre

la espiga que penetra en medio

del umbral, y los labios ardientes.

©José Ángel Pineda

Video poemas/...musicalizado

















 

Motivaciones

 



Motivaciones


Cuando hablo

me exalto en demasía,

el decoro se me desactiva

y otras virtudes,

costumbre remota que ostento

y me salto los muros inseguros,

y mi secuencia es locuaz, redundo

y me disparo, y mato la belleza

de las cosas que hago con amor

y las siento, y las digo, y así he sido.

Las exaltaciones, arrebatos y los ímpetus

siento que no los expreso, y me dan un desaire

y otro y otro y me desarman la paciencia,

y me convierto en el más fiel de los imbéciles.


El paroxismo me ciega, la fogosidad

irrumpe la razón…

Y siento que la cordura derramo

por el piso, me trastorno en una cama

para dos, y vierto lo que conceder puedo,

a veces no sé si es de dos.

¿para cuántos es…?

pero en el instante uno piensa

que es único, pero esa pregunta

es irremediablemente sin respuesta,

me siento mal reparten mi pasión,

al menos a mi no me gusta eso de esas,

de algunas, pocas, todas, no sé…

pero que complicado encontrar el par

que te calce.

©José Ángel Pineda

 

 


Cuanto duelen

 


Cuanto duelen


Las cosas de la vida, el vuelo, sin alas,

que no alzaste, el espacio posible,

la sombra en tu nido,

el pecho que se aprieta,

mis manos navegantes,

mi fuego en tus encantos

que son muchos, por tanto

me siento complicado

en tu vida, queriendo

que me quieras, es intenso

el intenso frío angustiado.

Cuando te duelan

las carnes, las nostalgias,

las preocupaciones,

sin cobijo, sin abrazos sinceros

de una música.

Los poemas con alma,

en la pintura en una piedra,

se entremezcla, entre el centro

y el cerro, imaginarios, bellos

es extraño, pero extraño las cosas

vividas contigo, de verdad

me necesitarás, no se cuando

ni sé en qué condición,

estaré siempre a tu lado

de cerca, de lejos…

las pasiones, las necesidades

espirituales, las dolencias, los deseos

de tu voz, de tus ecos profundos

los llantos en silencio

Estaré siempre en todo tiempo,

cuando me necesites.

Siempre.

 

©José Ángel pineda


La comunicación pasional

 


La comunicación pasional

 

Se mueve por ondas por cables

por la fibra óptica

y es muy casual

en tiempo de caos funciona

la energía eléctrica

los motores las lámparas

se mueven los pistones

a su modo

los móviles se traban en la lengua…

la lengua es ahora una extensión

cibernética

que supera lo presencial

la vis a vis termina de acabarse

el contacto del árbol

con el animal que viaja en ramas

pierde la elocuencia

y se apagan las voces

la presencia es ausencia

el abismo es oscuro impenetrable

la claridad es más radiante

en los auriculares

y el micrófono el roce de la imaginación.

©José Ángel Pineda

Radio Romántica 98.7 FM