Mostrando entradas con la etiqueta Lírica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lírica. Mostrar todas las entradas

Insomnio

 



Insomnio

Como visita el insomnio

¡ay dios mío que me pasa!

como presencia : una dama dormida

que vino a charlar conmigo

¡diantre, dijo!

Y se acostó…

Los ojos que veía al fondo

de la pared blanca

ojos azules, y una taza

que me hablaba

una luz tenue

pequeña, dulce, profunda

susurraba, no sé qué decía

pero algo decía…

creo decía, te amo

eso quería escuchar…

los ojos, la taza y esa luz…

y triste mi mirada, triste…

en los ojos de mar…

me hundía…

realmente no dormía nadie

era una idea mía…

tomaré una luz divina

en una taza blanca…

no sé que haré

creo ella tampoco.

©José Angel Pineda

Tú fuiste

Deseo





Deseo

 

Deseo verte, escucharte, saberte,

amarte,

de la forma que sea,

del modo que tú quieras,

a la manera tuya.

Lo que deseo;

sentarme junto a la ventana

cuando escribo el alma de tu cuerpo,

el cuerpo de tu alma,

deseo pintar poemas y cantos

mostrarte la belleza de tus ojos,

escuchar la música del alma,

verte con el pensamiento,

tocar con tu mirada

los labios hermosos

suaves, en medio

de todo.

con el abrazo apretando

hasta los huesos

y las carnes encendidas

con especial ternura.

 

 

©José Ángel Pineda

delirium tremens

 

delirium tremens

 Por: José Angel Pineda


como queriendo una ilusión

un valle, un precipicio

una dimensión profunda

una pasión desmedida

mucho amor necesitaba


lo desnudo del alma

de los angeles gozosos

el delirio de un borracho del amor

en su más pura candidez

espontánea la apertura               

a la naturalidad feroz

de esa mujer que espera

en un lecho de cielos

en un catre, en su rincón

en petates…

en una cama de nubes

en la indecisa pasión del abismo

que atrae con fuerza y ternura

y en todo su esplendor.

Se bebía su mas ansiado deseo

y que soñaba despierto

como apartando la vida

como amando fantasías

enloqueció divagando

con el amor de sus cantos

con el amor de sus versos

con la belleza del alma

de los ángeles.


Ruidos



Ruidos

Quiero atraparte con humor fantástico,
y exprimirte una sonrisa con tus mejillas
de cara al suelo,
suelo seducirte con sarcástico
silencio, destriparte esas espinillas
obscuras en un clamor hipotético
porque tengo,
una lengua exploradora sicodélica
que me persigue los sintéticos
cuando se trata de una estrategia bélica
con las ganas,
rompo algunos hojas de papel dinámico
que se rompe en una noche académica
se rompe todo, en las noches sincrónicas
entre los enredos de las piernas holísticas
te aprieto
los labios
todos.
Completo me encierro en lo simpático
que son las intimidades cosmopolitas
los abrazos esquizofrénicos 
desnudan los excitantes pánicos 
y se escuchan los gritos frenéticos
de los lamentos esporádicos
de un sádico
Cuando no estás conmigo
temo a los sistemáticos
y escalofriantes 
ruidos.


©José Angel Pineda, 5 de mayo 2019

Claudia






Destello


Y el fogoso destello


y es monumental/ hermosa


y con pasión muy fogosa


pone a sus afanes/ sello.




De muy esbelta figura


cuerpo firme/ brazos de oro


en mi pensar atesoro


un recuerdo de censura


y acariciar su cabello


en una fuente aceitosa


suena siempre deleitosa


la música de lo bello.






Sus posturas incitantes


sobre sociales cuestiones


enloquece mis pasiones


de locuras incesantes






Y en su cuerpo el reseño


y en su mente afanosa


no he visto mujer deseosa


tan segura de su empeño...






y mientras pasa encendida


lo que brilla, lo inclemente


lo que quema nuestra mente


lo que en mi pecho se anida


lo que me arde por dentro.






Ella ríe, canta y llora


es la vida la que adora


la mujer de mis encantos.






©José Angel Pineda