Mostrando entradas con la etiqueta Libro: Cantos romances y más poemas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libro: Cantos romances y más poemas. Mostrar todas las entradas

La flor




La flor




Cuando canta la vida, a nuestra vida

el entusiasmo crece, todo anima,

y todo crece, y entonces arrima

una flor sedienta de poesía.


Siempre quiere sentir esa armonía

con los arpegios de lírica bella,

ella, la vida y la flor, la doncella,

la misma flor sedienta de alegría.

©José Ángel Pineda

Contigo








Contigo



Solo contigo amor, solo contigo,

yo siento que me veo en tus sonidos

que acercan la distancia y los olvidos,

lejos de ser palabra, estás conmigo.



Solo contigo amor, solo contigo

las mañanas con sol, todos los días,

y las noches con lunas tuyas, mías,

y todo lo que quiero, lo consigo.



Me dan ganas de todo, ser amado,

y por ti solamente amar quisiera,

y con felicidad, siempre a tu lado.



y con toda la voluntad se abriera

la puerta que el amor nos ha brindado,

y que con amor, con amor se diera.



©José Ángel Pineda

Cantar de Joan



Cantar de Joan




De ese cantar tan sereno,

como la risa bien dada,

como una mujer muy tierna,

cualquiera se enamoraba.



con una pierna pendiente

con la otra pierna escuchaba

escuchaban mis cantares,

era una mujer bien dada.



Siempre la quiero de veras,

siempre la tuve en mi mente,

y siempre estuvo con otros,

siempre de veras, la quise.



Me bota de todos lados,

desamorarme no puedo,

y aunque me tire a la calle,

la sigo porque la quiero.



©José Ángel Pineda





Yo espero

 




Yo espero


(Soneto)

Yo espero lo mejor a cada instante,

cada gota de cariño, un misterio,

cada sonrisa mía, un cautiverio,

cada palabra mía, es extenuante,



Yo espero ser tu luz, y no te espante,

cada brisa me salpica un criterio,

cada sombra me abraza un magisterio,

cada siempre en tu vida he sido errante.



Yo espero que digas, así te quiero,

Yo espero que las noches amanezcan,

Y que todos los días me iluminen.



Yo siempre espero, siempre con esmero,

que las sonrisas tuyas se me crezcan,

que las angustias mías se terminen.





©José Ángel Pineda

Método








Método

(Soneto)

La elegancia al hacer una estructura

que combine la casa y el jardín,

no es cosa de arquitectos de carmín

y que no saben nada de hermosura.


El estilo es el toque de ternura,

es la belleza, y prima como fin,

y el decorado es frescura, sinfín

de una fragancia de excelsa locura.



El glamour, un diseño cultural,

como bella armonía, sin impactos

que duelan, la elegancia del umbral.



Los exquisitos y fragantes tactos,

lo sencillo es hermoso y natural,

cuando nuestro plan es amar los actos.



©José Ángel Pineda


La noche

 


La noche

 

La noche que esperaba la mañana. Cantaba

la noche. Se abrigaba en la noche. Amaba

la noche. La noche recitaba un poema

para adentro del alma de un dilema.

 

El llanto brotaba de una triste fuente,

como la sonrisa de una bella ausente.

La alegría y la tristeza de una gema,

el retoño de un tronco que se crema.

 

La mañana que tanto deliraba. Fantaseaba

el sol que ardiente discrepaba. Quemaba

con la brisa que la frente acaricia. Delicia

del fastidio que odia al amor. Envicia

 

a la pasión que se derrama en llanto

y la sonrisa del mañana

que cree la noche

es la tristeza

de un dulce canto.

 

©José Ángel Pineda

 


Lo supe siempre

Lo supe siempre





Sed

 








Sed

 

Sed de calor de labios,

abriendo en la aurora, deja las sombras

muy atrás de sus huellas,

la caricia que va quedando sola

por la plenitud de momentos idos

de una dicha fugaz y de solaz;

el calor de esos labios,

necesarios instantes,

debo beber, tomar

del delicado tiento

en el desierto, de su piel ardiente

en sus labios saciarme.

 

©José Ángel Pineda



Vida mía

                                                                                                                                                     


                                                                                                











     


Vida mía

                                                                                                    décima

Me he sentido rechazado,

y a veces en el invierno

tú me cuidas como un tierno

¡nunca me has abandonado!

Siempre me gozo a tu lado

eres sincera y sufrida,

eres el alma elegida

para curarme el dolor

para sentir con ardor

esto que se llama; vida.


©José Ángel Pineda

Amo tu evidencia








Amo tu evidencia




Amo tu conocimiento abierto,



Amo tus estrellas fugaces,



Amo tus acciones estoicas,



Amo tus cimientos flotando,



Amo tus entrañas expansivas,



Amo tu piel tranquila, cautelosa,



Amo tu miel dispuesta, expuesta,



Amo tu luz intensa, penetrante,



Amo tus secretos, tus intimidades,



Amo tus pasiones, tus fantasías,



Amo lo que amas, tus disparates,



Amo tus mentiras, tus locuras,



Amo tus deleites, tu ternura,



Amo tus encantos, tu hermosura,



Amo tus engaños, tus infamias,



Amo tus astucias, tus dobleces.



El conocimiento te hace fuerte



el saber de dónde salen los caminos,



el saber a dónde llegan los destinos.





Amo tus cambios repentinos,



como un timón loco de lunares,



que les llaman defectos por errores.





Los deslices son ciertos y que ocultas,



los descuidos te sobran, le llaman



algunos despistados: desaciertos.





Amo tu pensamiento, tus acciones



dicen cosas hermosas, Y de otras.





Amo tu hablar, el ingenuo, el picante,



las entrañas, las almas profundas



esenciales, tus entidades, tus ideas



erráticas como vuelos de moscas.



Amo que tengo la evidencia



de acusarte de amar sin límites...


Amo tu evidencia



Amo tu conocimiento abierto,



Amo tus estrellas fugaces,



Amo tus acciones estoicas,



Amo tus cimientos flotando,



Amo tus entrañas expansivas,



Amo tu piel tranquila, cautelosa,



Amo tu miel dispuesta, expuesta,



Amo tu luz intensa, penetrante,



Amo tus secretos, tus intimidades,



Amo tus pasiones, tus fantasías,



Amo lo que amas, tus disparates,



Amo tus mentiras, tus locuras,



Amo tus deleites, tu ternura,



Amo tus encantos, tu hermosura,



Amo tus engaños, tus infamias,



Amo tus astucias, tus dobleces.



El conocimiento te hace fuerte



el saber de dónde salen los caminos,



el saber a dónde llegan los destinos.





Amo tus cambios repentinos,



como un timón loco de lunares,



que les llaman defectos por errores.





Los deslices son ciertos y que ocultas,



los descuidos te sobran, le llaman



algunos despistados: desaciertos.





Amo tu pensamiento, tus acciones



dicen cosas hermosas, Y de otras.





Amo tu hablar, el ingenuo, el picante,



las entrañas, las almas profundas



esenciales, tus entidades, tus ideas



erráticas como vuelos de moscas.



Amo que tengo la evidencia



de acusarte de amar sin límites,



desde el principio de todos los principios,



hasta el final de todos los finales.







©José Ángel Pineda.

Sentires

 




Sentires

 

Son los que de por sí, tenemos todos,

mi canto es cada vez más fantasía

amorosa, en nuestra íntima alegría,

es el pan compartido entre los dos.

 

uno se complica en algunos modos,

las formas son figuras, vida mía,

vida tuya, la misma travesía,

empezamos y seguimos, con todos

 

nuestros motivos, sentires, pasiones

intensas, y que son una locura

imposible decirlo en las canciones.

 

A veces una acaba con ventura,

como que el mundo gira en la oración,

palabras exquisitas, y ternura.

 

©José Ángel Pineda