Mostrando entradas con la etiqueta Música. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Música. Mostrar todas las entradas

La Danza

 











La Danza   

Muévete con música, muévete con silencios,

muévete vertical, sal a moverte a los cerros a los campos, 

muévete horizontal deslizante en giros, 

muévete, no eres vegetal, disputa el amor, 

encuentra el camino en choque de cuerpos diversos, 

baila con el alma.  

Pies en puntas que vencen la gravedad,

piernas inteligentes y fuertes, 

brazos aferrados al aire que respiras,

la luz de los caminos, la savia fluyente en tus venas...   

Tienes la estrella brillante, la imaginación,

la destreza, el ardiente pecho erguido; baila, brinca, grita,

¡muévete!

Eres amor, placer y gozo,

expulsa la tiranía, la tortura el crimen, el caos. 

con Amor, con mucho Amor, con ternura.                                                                       

 

©José Ángel Pineda.

Trío de voces




Trío de voces

En dúos…
en dos tríos de voces
de dos mujeres sopranos
cantando alto con un tenor
muy dramático…
a capilla…
de dos mujeres contraltos
cantando alto con un tenor
lírico
a capilla…
fascinación
delirante y apasionante
de voces mixtas
dos hermosas fantasías
de seis cantantes
de un coro de voces mixtas
del bell canto.
que es el canto coral…
y es un encanto escuchar
en el arte refinado…
del cantar y del amar.

©José Ángel Pineda.






Paz y armonía




Paz y armonía

Eres la paz que buscas, eres la estrella,
que llevas dentro, …
nacer a lo nuevo, aprender lo cierto
placer silencioso, tranquila paciencia,
alegría que se ama y se estima…
bondad que caminas y alimentas
de ánimo que brindas al empezar
la aurora, lo que amas y respiras,
ríes y que lloras, … y que sientes
que te abrazan, y acarician,
en instantes muy intensos.
La vida anda, y siempre
escribo tus sueños
siempre eres mi final
de todos mis comienzos
siempre eres mi comienzo
de todos mis finales.

                                        ©José Ángel pineda

Preludio



Preludio 



Tus dedos tocan mi mundo 

y las estrellas, mis pensamientos 

en el ojo del amor, mi alma 

encontrada, y esgrimes sensaciones 

vigorosas como lanzas 

implacables en arpegios

a mis debilidades 



Delirantes en armonías 

como brisas cautivantes

en la inmensidad de la ternura 

y en lo más fino 

de los placeres sin censura. 



©José Ángel Pineda, 16 de mayo de 2019

Capricho



Capricho



Hay milagros que se venden

sin costos/ …de oficio

y otros que solos aparecen

como sacrificio…



de cuerpos/ de almas/ de amores

que se vienen derrumbando

con un aire de lágrimas/ pesares

y oraciones/ callando



a lo diverso/ entra la moral

y lo hace perverso/…y da temor

en sentir que esa flor/ coral

de voces complejas/ es pudor



de la sangre de una espina

que rocía/ roja brisa/ penetrante

como clavos del que termina

doliente/ incesante/ tocante



de la piel/ intolerante/ fugitivo

romántica/ religiosa/ satisfecha

variante/ incandescente/ exente

de las curiosas culpas/ tentativo



de lo que siempre

espero

con anhelos con pasión

esmero

de estrenarte en canción

de bajarte el corazón

y lo que tengas encima

en una franca ilusión



fiero

por esa sensación

voraz/ penitente...

de luz/… de ese color de piel

sedienta

quiero

ese olor inclemente de café

ese sabor a sal del mar/ del sudor

que expeles por tus poros/ polvo y agua

tierra de fatiga insolente...

sangre que me circulas

rápida/... ese hermoso templo

de la cruz/ que me ciega

el calvario de la espera

de esperarte...de empezarte

a sufrir/ por amarte segundos

de sentir eso raro

en medio de la nada

y en medio de lo todo

soberbio/ sublime/ caprichoso

certero

de extremo a extremo

sin perder ese espacio

mágico y el cielo...

venerable

deseo...





©Jose Angel Pineda, 13 de abril del 2019

Claudia








Claudia


Y el fogoso destello 

y es monumental/ hermosa 

y con pasión muy fogosa 

pone a sus afanes/ sello. 


De muy esbelta figura 

cuerpo firme/ brazos de oro 

en mi pensar atesoro 

un recuerdo de censura 

y acariciar su cabello 

en una fuente aceitosa 

suena siempre deleitosa 

la música de lo bello. 



Sus posturas incitantes 

sobre sociales cuestiones 

enloquece mis pasiones

de locuras incesantes



Y en su cuerpo el reseño 

y en su mente afanosa 

no he visto mujer deseosa 

tan segura de su empeño... 



y mientras pasa encendida 

lo que brilla, lo inclemente 

lo que quema nuestra mente 

lo que en mi pecho se anida 

lo que me arde por dentro. 



Ella ríe, canta y llora 

es la vida la que adora 

la mujer de mis encantos.



©José Angel Pineda, 03 de marzo del 2019

La guitarra



La guitarra


(soneto nerudiano)

La guitarra intranquila cargo sobre mis hombros,

los cuales sostienen todas nuestras fantasías,

las cuerdas delirantes ven gastarse

el brazo de madera, el clavijero.



La guitarra inquieta coge tu brillo,

mientras mis manos buscan la cadencia

de curvas de nivel, los andamiajes

de tu cuerpo curioso y tan sereno.



La guitarra tranquila siempre ve:

la mínima caricia de mi vista,

la mínima sentencia de mi noche.



El rotundo esperar desesperado:

Llegó como esas gotas, las de siempre

regadas en tus cejas, en tus bocas.





©José Ángel Pineda, 26 de noviembre del 2017

Eterna sonrisa



Eterna sonrisa



La canción fue creciendo una calma

con oleadas de armonías piano dulces

que levemente ascendían las lluvias a los cielos



de la melancolía que se iba lentamente alejando

como el pasar segregando la energía en las mentes

del caminante que siempre busca las ideas



y se abriga deliciosa la música en los vientos

que suspiran las mujeres solitarias y alegres

como libres de cárceles ruidosas

de la muchedumbre que va quedando sola

como en laberintos del espacio celeste

donde la soledad se hace presente y clara

en los abismos inmensos de la cruel memoria

cuando empiezan a dialogar con sus neuronas

las fuentes de la conciencia que penetra constante

en todas las razones.

En todas las canciones

maravillosamente delirantes vagabundas

las armonías de las aguas profundas

de esas letras que nos hablan

que nos dicen

con una mirada a veces

con una señal tranquila

con una pausa dotada de hermosura

que alienta un te espero por siempre en la locura

inspirada en la pureza creadora de una llama que enciende

el principio del orfeón del instante perfecto de la brisa

de la mirada extrema, de la férrea constancia

de una eterna sonrisa.



©José Ángel Pineda, 24 de noviembre del 2017



Música clásica



Música clásica

Genial música clásica, especial,

especial de tradiciones divinas,

divinas y profanas cristalinas,

cristalinas aguas del manantial.



Manantial de la notación simbólica,

simbólica notación que atina,

atina con creación que calcina,

calcina melodías con retórica.



Retórica de espíritus lejanos,

lejanos del añejo medieval,

medieval, renacimiento, no vanos.



No vanos, lo romántico es vital,

es vital como el Barroco Bachiano,

Bachiano; el más hermoso recital.



rock clásico no es esencia

no es clasicismo, ni por el apodo,

las baladas y farsas de otro modo.









José Ángel pineda, 23 de noviembre del 2017

Caminos





Te vas por un carril derecho/ izquierdo,... yo por el más perdido de los caminos, que sólo pensar en tropezarme -de repente- contigo es algo serio y complicado, es una tarea más difícil que las ecuaciones e inecuaciones/si te invitara a la fiesta de mis desconciertos sería tan desafinado como las teclas de aquel piano que servía de abrigo de pasiones…/aquella guitarra de las serenatas nocturnas/diurnas,...que te gustaban alegres, de emociones diversas,... ahora sólo quedan los ecos en cúpulas celestes,... vibraciones de nuestra música que mutuamente se rozaban en susurros de cuerpos y voces…

Pasiones



Pasiones

¿Es qué me has querido decir,

que no puedo enamorarla?

¿sabes muy bien tú, de amarla?

ella sabe sonreírme

¿acaso quiero engañarme

que a tu novia mis canciones

le rompen las tentaciones?…

es que la mujer estima...

que esa música, … intima

y nos hierve las pasiones.



José Ángel Pineda, 24 de octubre del 2017

La violinista





La violinista

El violín, es lo más bello

de las cuerdas, del sonido

muy afinado su cuido

en fémina del destello

de miel, sus dedos, el vello

en sus brazos, yo me quedo

en las piernas, el enredo

que entrelazan armonías

incitan polifonías

desde los pies al cabello.

©José Ángel Pineda.