Mostrando entradas con la etiqueta Madrigales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Madrigales. Mostrar todas las entradas

Tiembla un Madrigal

 


Tiembla un Madrigal

Autor: Joan Pined

Por las noches se aprietan las histerias

en silencio una gota de miserias

con entradas posibles

que aprietan invisibles

la inclemencia, la furia

de indolente lujuria

en canciones con hambre

con poemas sin nombre

y en cada umbral de puertas

las miradas abiertas

de todo, dame más

en la sombra y demás

animal que acaricia

la madera que envicia

una entrada en la brisa

con ingenua sonrisa

con ruido, sin paciencia

trepidante la esencia

que rompe las ventanas

con demencia.



Sed ( Madrigal)

 



Sed

 

Sed de calor de labios,

abriendo en la aurora, deja las sombras

muy atrás de sus huellas,

la caricia que va quedando sola

por la plenitud de momentos idos

de una dicha fugaz y de solaz;

el calor de esos labios,

necesarios instantes,

debo beber, tomar

del delicado tiento

en el desierto, con la piel ardiente

de ella, sus labios que esperan colmarme.

 

©José Ángel Pineda



Madrigales de José Ángel Pineda



Sufro

-Madrigal-

Sufro mucho estas noches,

derramo agudo canto enamorado,

y como un trovador bien alocado,

de tocar suavecito,

aprieto tus delicias en cristales.

Tengo mi mente llena de puñales

en la soledad que en mi noche invito

un poema maldito,

unas letras para que las derroches

en bellas y atrevidas medianoches.


©José Ángel Pineda, 13 de enero del 2018









Mieles

-Madrigal-

Las mieles sabatinas y nocturnas

son un placer donado,

por mucho que te vayas de mi lado

te lanzas ese cuento

de que sólo conmigo.

Cosquillas al ombligo

en aposento tierno,

piernas enredadas, bello infierno

y las albricias diurnas

llegan con tus delicias taciturnas.



©José Ángel Pineda, 13 de enero del 2018








Medianoches

-Madrigal-

Medianoches ardientes,

En medio de todo, son sorprendidas,

por las muchas llegadas y venidas

tantas risas y llantos

quejidos y gemidos.

Tantos dulces, roces anochecidos

en frenesí y éxtasis de los cantos.

Son los muchos, los tantos

los que son complacientes

los que se satisfacen en vertientes.


©José Ángel Pineda, 13 de enero del 2018










Madrugada

-Madrigal-

Madrugada caliente,

la madrugada es de piel y armonía,

arpegios hasta que nazca el día,

juntitas las cabezas

el amor se nos mueve sostenido.

y el sentimiento erguido

en nuestro nido con delicadezas.

pasión de sutilezas

con las manos y pies gustosamente,

sabroso y muy candente.


©José Ángel Pineda, 14 de enero del 2018



Ariana XXIV



Un Madrigal de josé Angel Pineda

Madrigal

Yo sé quien vive en mi melancolía,

lo he sabido desde hace un largo día,

sabía que tu cariño era cierto,

tu amor un tanto incierto,

que estaba en desconcierto,

mi mente tormentosa,

mi duda temerosa,

mis anhelos de vida suspirando,

dos nostalgias callando,

somos una tristeza, un solo llanto,

un mismo sentimiento,

un no miento y un tiento

una misma alegría, un mismo canto. -





José Ángel Pineda, 23 de diciembre del 2017

Radio Romántica 98.7 FM