Mostrando entradas con la etiqueta Magia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Magia. Mostrar todas las entradas

Es cierto y no



Es cierto y no

 

Hay de mentiras cosas

y cosas de ciertas

cosas, que de ser ciertas

las muertas, caen

palomas, aves y manos

del aguacate, el banano

el aire y el calor,

la caminata, la luz

el vello púbico del desierto

podría ser frío

pero no es cierto

un muerto…

no fuera la mentira

tan creciente…

tan abyecta…

como una precoz

enredadera

que puede enrollar

las piernas de los árboles

que se trepan…

a los pensamientos…

y a las imaginaciones

se levantan…

y caen…

y uno se cansa

de dar…/…el ser pide

despiadado y se despide

y susurra, dame más

más, más y más…

y uno se cansa…

es verdad y no.

 

Siempre

y a veces…

es físicamente mental

sanguíneo, corporal

cansancio, no sé, quizá

es cierto y no concluye…

no hay final.

©José Angel Pineda.

 

Tú fuiste

El gato





El gato


Jose Angel Pineda


Sabe de los sueños
te busca, aunque respeta
los espacios...
es sabio y te calma


Se alimenta lo suficiente

lo necesario...

explora la vida...

y sabe de la muerte.

muy travieso

y en verdad curioso

pero no es lo curioso que lo mata

sabe de las noches tibias

sabe que el romance duele

hiere y lastima y hace sufrir

eso es lo que enferma

el alma y la mente

y la pasión...

de los cuerpos de tantas vidas

vividas...intensamente

que teme recaer en el amor...

pero sabe que de algo hay que morir.-


La magia



La magia



Adiviné tus íntimas mentiras…

Lascivas, irritantes, escondidas, encubiertas

de modo tal que eres sangre perfecta

para vampiros en las noches exactas

como las matemáticas/…los cálculos de fuego

donde la precisión es milimétrica

nunca fallar/ ese es tu santo oficio.



Vale le pena el sacrificio/ cuando me haces temblar

¿Cómo haces para matar, tan alevosamente / sin descanso?

¿La pasión / la dulzura/ las ansias/ las ternuras/

los amores/ los muchos/ los polvos dilectos/ la frescura?



Las rosadas pieles predilectas/ los ojos del verdugo

rojizos en los doce espejos donde se reflejan /…las torturas.



La amargura cuando ardan los enanos a los doce en punto

de una noche cualquiera de bohemia/ de rituales

de la magia del arcoíris/ que ya queda sin brisas…

y no salpica mis sentidos más sentidos/ idos

por detrás /con toda ella /la hechicera negra

hace alocarme y ganas de cogerla

descuidada/ en sus atrocidades con las doce arañas

cotidianas/ sociales/residentes/ hechiceros

del aire/…donde habitan/ cohabitan en mágicas

y en placenteras noches de rituales orgiásticos

y con la penitencia de suicidio masivo...


Las serpientes se declaran desplumadas

en ceremoniales de auto penitencia

de suicidio masivo y sensualmente

compasivo e inclemente

en el final de los finales

como el último polvo de los polvos.




©José Angel Pineda, 09 de abril del 2019