Mostrando entradas con la etiqueta Mujeres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mujeres. Mostrar todas las entradas

En tus ojos




En tus ojos
--------------------
Veo las estrellas
leo tus manos…
y tu andar peregrino
cotidiano, presuroso
corriendo como siempre…
hacia algún lado preciso
impreciso, no preciso estudiarte
para conocerte…
solo veo el camino
que recorren tus pies
y
que limpiando lo sucio
de los trastos del mundo
cocinando el presente duro
lavando, y todos los oficios
del golpe del martillo y del arte
lo fino…y del amor que con amor
lo haces a tu manera simple…
¡tan compleja es tu vida!
¡tan diverso es tu ser y tu hacer!
solo sentir tu luz, es guía del saber
a través de tus ojos, siento la fantasía
de una gran mujer.
©José Ángel Pineda.

Insomnio

 



Insomnio

Como visita el insomnio

¡ay dios mío que me pasa!

como presencia : una dama dormida

que vino a charlar conmigo

¡diantre, dijo!

Y se acostó…

Los ojos que veía al fondo

de la pared blanca

ojos azules, y una taza

que me hablaba

una luz tenue

pequeña, dulce, profunda

susurraba, no sé qué decía

pero algo decía…

creo decía, te amo

eso quería escuchar…

los ojos, la taza y esa luz…

y triste mi mirada, triste…

en los ojos de mar…

me hundía…

realmente no dormía nadie

era una idea mía…

tomaré una luz divina

en una taza blanca…

no sé que haré

creo ella tampoco.

©José Angel Pineda

Tres poemas desencantados





Tres poemas desencantados



Ojo de una aguja



Enredado de letras

y de ritmos

el viento se aburre

de mis versos

ya nadie quieres ver

mis poemas, tan simples

como el café amargo

pensé que la gente era una mar

que alcanzaba en el ojo de una aguja.

                                              ©José Ángel Pineda.

Confuso



Se llenaba el cielo...

de ríos de nubes que corrían

desordenadamente

hacia algunas miradas

de rumores.

No voy a negar que estoy confuso

apenas me encuentro.

                                                        ©José Ángel Pineda.

Enfermo


No voy a negar que estamos enfermos

unos de algo, otros de todo

pero sí, declaro estoy enfermo

pero me animo

y sigo deletreando

algún cuerpo de mujer

con una lengua tensa

y húmeda...

las mujeres se ponen

incomprensibles

son capaces de matarte

sí le das un abrazo

un cariño, un detalle

o un beso...

entre más amor les brindas

más incómodas se ponen

y hasta pueden degollarte,

y quemarte...

                                                                  ©José Ángel Pineda.


Sentires, Eres especial, En abril, El duelo, La espléndida belleza ( 5 poemas de fuego)





Cinco poemas de fuego

I

Por: José Angel Pineda

Sentires


Algo está pasando

que está sucediendo

que te estoy amando

que me estoy valiendo

de tus sentimientos

que te estoy robando

todos tus lamentos

que estoy asaltando

tus sentidas penas

que estoy por las venas

llorando y cantando

la sangre en corrientes

y el panal de mieles

de tu canto abierto

y un blanco destello…

¿qué estrellas tiritan

colores diversos y brisas?

tus ojos brotando

lágrimas y luces, palpitan

las manos caminan

por ese universo

de cosas que palpan

el verso

en leyendas

mentiras y ciertas

tan frágiles liras

socadas cuerdas

tilintes, sonoras

y dramas azules

y verdes, acuarelas

en tus ojos todos

en tu mal momento

de mi mal divino

y es beber completa

tus cosas de vino



entre lo que entre

aguas y vertientes

que tragues licores

de juegos con fuego

que suba y que baje

la aurora germina

y siempre termina

y acaba…

jadeante y dichosa

pasión de una rosa.



II










Eres especial

Por: José Angel Pineda 


Suprema mística religiosa

candorosa reflexiva suficiente 

aliciente caricia que me coge

emergen punzadas en mi alma.

Hace tiempo que perdimos

la dulzura el cariño y los dientes

ardientes de morderte el pan

se van yendo las noches

tartamudas

¡cómo sudas subiendo, 

bajas fría sin chal! 

el mal anima

al animal nocturno

y una mano vuela

por la noche se funde en el ombligo

y la espiga en el umbral de la rosa.

III 







En abril 


Es abril de canto/...

no de llanto

si la vieras

no te asustas

más me gustas

y si fueras

sí vinieras

sí supieras

las diabluras que te guardo

esto que pasa y no pasa

es un total disparate

esperate...

que te tengo y no te tengo

como Dyango con sus ojos

mirarías los despojos

de los audaces amores

de colmillos

indecentes...

de los vampiros

chupantes.




IV





El duelo



Por: José Angel Pineda



Mi esgrima se despliega

en el vacío silencioso

en el jugar juicioso

sintiéndome en tu calma

graciosa y sin temores

tranquilizas rumores

me suenan a sabores

de voces especiales.



El día que te atrevas

a jugarme de urgente

y es que serás tan dulce

y es que serás tan tosca

muy necias melodías

entonarán las cuerdas

será el instante mismo

el que se espera diario

complaciente de dulces

de efluvios y pisadas

despiadadas ternuras

eternas complacientes.











V

La espléndida belleza

Por: Jose Angel Pineda



En un claro en melodía

de luna

que refleja

la armonía

de los dedos mentales

que se mueven sencillos

en medio de una floresta

íntima de luz y de gracia

talentosa la vida

¡viva la vida!

las vibraciones

la frecuencia magnética

la resonancia de unos cielos

con otros cielos

no explorados...

Y las voces de los dioses

que interpretan en entornos

maravillosos del movimiento

eterno/...los sonidos.

PUEDE NO HABER POETAS,

PERO SIEMPRE HABRÁ POESÍA

DIJO EL GRAN BÉCQUER.

PUEDE NO HABER MÚSICOS

PERO LA MÚSICA EXISTE ANTES DE SER...

LAS GALAXIAS QUE SE DEBATEN

ENTRE LO FINITO Y LO INFINITO

LO INFINITESIMAL Y LO UTÓPICO

Y EL PENSAMIENTO LIBRE...

YO APRENDO LO QUE ME ENSEÑA

ELLA, LA HUMANIDAD DESNUDA

NUNCA APRENDO A CREER

NO SE PUEDE TAL COSA PRETENDER

LA MUSA DE DARÍO ES DE CARNE Y HUESO

Y ES PARTE INTEGRAL DEL COSMOS

Y SE MUEVE.



Mujeres extensas



Mujeres extensas

-Jose Angel Pineda

Hay mujeres extensas...que alcanzan

en un cosmos...privado

que solo mi mente alcanza

pueden ser de piernas largas

con la longitud de un gran camino

que hay recorrer...

pueden ser cabellos enormes

que me abracen ...el cuerpo

que me quiten los fríos...

de brazos largos...

de todo lo hermoso y frondoso

que no abarcan mis manos

tan pequeñas...

que aprietan apenas

para tanta hermosura

extensas de pensamientos

extensas en llantos y gozos

y en toda inmensidad de lo posible

y tangible

extensas en toda la amplitud

del conocimiento ...

siempre estudiando todo

siempre luchando a gritos

siempre luchando en enormes silencios

se necesita un inmenso llano

verde y un gran abismo

para recorrer esa enorme alma

de ese cuerpo ...

de los pies al cerebro

a lo interno y externo y hundirse

en las páginas de una gran libro

y gozar la lectura de esa gran fantasía...

Pelotita de fuego



Pelotita de fuego


Las lluvias son un polvo

de aguas, de cenizas, de estrellas.

Son aves sonoras que en su vuelo

constante, peregrino y dudoso…

-desde lejos

-desde cerca

elíptica se contorsiona

y da vueltas y vueltas

como las caderas de una bailarina.



y los pies, y las manos, y la roca

que se funde en halos

vibrantes que intuyen

y atinan el punto que precisa

el escenario azul

y riguroso.

Siguen lloviendo cosas

maravillosas y más cosas

cada día

que estremecen la vida.

terremotos divinos, encendidas

las pieles y el alma 

de los goces.

¡Dadme temblores líricos!

¡dadme todas las lluvias!

dadme luces!...

que la paciencia termine

este suplicio de ternuras

y ese astro pequeño

abejorro de espumas

dulce bomba que explota

en mi cabeza… 

y quema las entrañas

de mis huesos.

¡pelotita de fuego!

galaxia de mis días, estos

que comparto el misterio

completo de las noches

de exquisitas batallas

en los sueños despiertos.

Así





Así

Autor: José Ángel Pineda

Debe ser como un estudio de la euforia
porque la sangre crece y se mueve
y refresca la memoria y estremece
de los pies hasta el cabello
energía que mece
la eléctrica humedad
paciente y retozada
y abundante
y penitente
como virgen neuronal incendiaria
atravesando los cuerpos uno - otro
hasta que me consumo en oberturas
en prefacios, prólogos de un libro
que se abre hacia lo mucho
y la ansiedad profunda escribo en mente
orgiástica intelectual desconocida.


El orgasmo puro es manifiesto natural
a veces...se siente ese misterio espiritual

No todo el tiempo se logra el sexo
por telepatía/ ...hace la diferencia lo mental...
solo basta cantar las letras
al revés...ejecutar con las manos
los dedos, uno, dos, tres ...un vals
concertado de lecturas del alma
que depende de rituales tranquilos
y canciones serenas y dulces
con instrumento de 5 o 6 cuerdas
o un cuatro bien tocado que penetra
las membranas de un guitarra de siete
magníficamente ejecutada por dos:
La musa y las músicas sofisticadas...

y las voces y gritos y alaridos y llantos
más y más sonidos del espacio celeste
y oscuro de choques simultáneos
de mil lunas y estrellas fugaces
viajan en golpes dolientes y sensibles
elevan las dimensiones del alma
en un rayo misterioso y certero
que no falla la llama - el volteo
duele, duele, duele...y que termina
mientras dejo que mi espalda
descanse sobre el todo extendido
se vislumbra el cielo
el dolor va pasando como un ciego
lento y suave agonía que seguirá
en esas letras encantadas
y repiten y repiten las pasiones
desbordadas...

Hermoso juguete



Hermoso juguete
Autor: José Ángel Pineda

Jugando con tremendo juguete

un extraño juego con sus versos

...sus palabras

su amor su delicia su dulzura

sin puntos sin comas sin puntos

y comas y puntos seguidos Y

también apartes...solo suspendidos

solo suspendidos suspensos al irme

con Laura una pausa...

es una mentira

esa cosa no existe

es imaginaria extraordinaria

tremendo juguete de mis melancólicas

que "diciembre me gustó pa` que te" vengas

de canto...

ayer me cortaron como loco...

los amigos y amigas que no son muchos

ni pocos son dedos de una mano...

caminar detrás de ella es un delirio

no tiene desperdicio por los cinco

puntos cardinales...

nunca cambia se transforma

se mete...se construye el interior

en problemas extraños

como extraño el teléfono de latas

y un hilo y había comunicación

de hilos de hilar hilados tejidos

conductores o alambres con cable

aterrado...por ser libre

de la mente del estómago

donde empieza el corazón amar amor

unas pelotas escalofriantes dejé colgadas

cuando ella estaba de canto cantando

te hace crecer y más...extraño esa suavidad

y dureza a la vez...

llorar en un paño de sonrisas

no es cualquiera-por mucho que lo intentes

escribir de nuevo algo extraño

me parece extraño como la extraño

esa forma mas daré unos versos

de un libro que salió de este recinto

junto a sus padres, se llevaron sus cerebros

extraños los extraños se fue se fue se fueron

acabaron de decidir porque deben llorar

los pajaritos...

¿Te importa como sean sus calzones?

-Leo cartas las tiro y al final de los finales

Ellas van vienen son raras son extrañas

déjense no opongan resistencia

a la hermosura del alma- el que tiene

ni a la del cuerpo-al que lo tiene...

para...hacer cosas caminar cosas

pero háganlo...es el peor de los pecados

no dejarse ir

hasta el final y que broten manantiales

es el cielo el maná la fragilidad de prisioneros

gratis...en vano...ocurrencias extrañas

como los anteojos redondos o las argollas

o lo ridículo que es bello...extraño

los árboles...ellos hablan bien...

bien extraños como los ríos sin luces

que viven en nosotros

te aviso quiero irme

irme

irme

lejos...mentalmente

completamente viscoso sabroso

irme hasta ser un lobo oso del aullido

de un abrazo profundo.

Se tornan divinas








Se tornan divinas
...de un autor anónimo en un comentario
enviada al escritorio de: José Angel Pineda

Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehúyen, se evaden y se entregan.

"El eterno femenino puede tornar humano lo divino." Rubén Darío



"El eterno femenino puede tornar humano lo divino."
Rubén Darío
--------------------------------------------------
La Mujer...
al dar la vida...
hace que me vuelva
humano.
es la que enseña
el camino...
la musa de mis poemas
que nos hace eternos
aunque es compartido el nacer
el nacer y el vivir la vida
por ella mujer sin miedo
en la defensa de los seres
más queridos
somos un tanto distintos

aunque complementarios
hay algo, hay algo
que suelta el pensamiento...
a divagar...
-¡el porqué de lo divino!


es la que siempre nos cuida
nos mima...nos hace cosas divinas
el humano femenino
es eterno en el poeta
pero de cualquier manera
esta frase me ha dejado
pensativo.
¿qué es el eterno femenino?
¿es humano, lo divino?


Jose Angel Pineda 17 de noviembre de 2019

Placer de leer



Placer de leer

La poesía/ el afán de Darío.

sentada lees y escuchas

los sonidos del rock/ pop/… Y los clásicos

y románticos ciertos de Mozart.

y la gramática

carece de importancia por instantes

el sentimiento es sabio

no es la academia la que sabe

como lees y en que formas

estructurales describes y lo haces

amante soy de las energías renovables

y Ambiente…

es tu verbo / tu adverbio / tu proverbio/ ese milagro

de tu cuerpo/ es la creación celestial sin ambigüedades.

No es conjetura / ciertamente atrapas los sentidos

Por los que ven tu desnudez como un mito.

en un Espacio orográficamente indescifrable

poema / acústico / lumínico/ incesante

mirada que martilla/ levanta amaneceres

en natural descuido…/ que es tan natural

como beberse un vino/ comer frutas/ pan/ ese…

alimento que satisface los sentidos

río de peces/ íntimos caprichos de pocos

desde la galaxia del deseo de lenguas…

han creado la ciencia del invento y mienten

y te hacen mercancía.

cuando inventan pecados por tu forma de leer

esas pasiones tan maravillosas.

©José Angel Pineda, 03 de nov de 2019


Esa mujer




Esa mujer


Tampoco confundida sobre alma y divino 

tampoco tuvo el enigma de profecías 

no tuvo prohibiciones y libros de lectura 

tuvo solo una cultura. 


Su origen en la selva/ en el mar/ 

en el desierto… 

una hembra/ una mujer de esas 

una mujer de esas otras 

tan solo una mujer. 


No tuvo influencias y reglas 

algo bello/…una mujer 

sin malicia/ …con caricias 

mente virginal/…cuerpo 

divino/…sin maldad 

ni bondad/…solo cuerpo 

de una mujer abierta 

que habla con sentido 

de hembra sabia por naturaleza 

del cosmos/… de los azules 

ojos transparentes/…verdes ojos 

ojos de colores diversos. 


De aguas profundas y dulces 

intimidades de doncella 

silenciosa y prudente 

sin errores de origen 

sin cálculos…

existencial sustancia

profundos secretos de vida.

Divagaciones...



Divagaciones... 



Y era una vez la mujer convertida en pasión de unos gigantes robles esbeltos / donde los hombres morían con la pluma en el alma y cantos en los puños/ que vivían y morían por la gente y vivían para la gente/ que disparaban colores infinitos/ llenos de cielos con lunas y con soles/ con bravura de locos en excelsa polifonía /con fugas y contrapuntos/ con resonancias de papeles y lápices/fusiles que lanzaban flores/ palpitantes sentires/ amaneceres sudorosos y fríos. La tinta de sangre se derramó sobre el papel que en su fantasía blanca ya manchada/ luchaba por recrearse armonías/ más las gaviotas ya no eran ni pájaros/ni musas/ ni cantoras/ ni vidas,...era la mujer ya ida,... esa hermosa mujer que sintieron los huesos y el pellejo de todas las montañas del ahora monumento mudo/ con piernas largas excitantes fuertes y estrechos los pechos/ una vez sentí a esa mujer como me pateaba la culata del arma de madera y de fierro/una vez/ alguna vez/ la amamos todos desnudos de la rabia/ de esperanza de rabia/ de rabia loca/ con locura loca/ la mujer verdadera de vocación perpetua en armas sabias,... y habitó entre los hombres. 



©José Angel Pineda, 21-08-2018

¡Ahora!



¡Ahora! 


Henos aquí 

sin ninguna salida 

y existe el aquí 

el ahora, …toma el brío 

reluciente 

y una flor 

también una sonrisa 

y tres instantes 

-un camino 

-un campo 

-una ciudad 

que está prohibido al lado digno. 



No quedemos con los brazos 

y las manos esperando la muerte 



Yo toco la boca de fuego con el alma 

con la calma en los brazos, 

el estruendo in crescendo 

de la impaciencia. 



¡urgente! 

improvisar energías 

en la piel de los zapatos 

la claridad de las aguas y las lágrimas. 

En algún lugar las mejillas serán puestas lejos 

del alcance de la mira. 



Del puente a las praderas de todos los sitios 

del alma, son angustiadas voces 

es clamor que escucho de los muertos 

en las voces del viento, en la tierra 



Deja el comunicado del despacho 

-la sangre pobre se derrama 

¡Y es la más pobre de las sangres! 

Toma el brío reluciente y ruge detrás 

del corral de piedras. - 



©José Angel Pineda, 31 de mayo del 2018

Rosa (Soneto)




Rosa 

(Soneto)

La madrugada trascurriendo, viendo

el amor puro silencia, presencia

la herida, la querencia, consecuencia

del aroma de una rosa abriendo, hiendo



ardiente y sutil, consintiendo, siendo

entre la brisa la esencia, sapiencia

de la flor, excelsa inocencia, ciencia

de lo sublime, ascendiendo, sonriendo



dulcemente a la fragancia, elegancia

inquieta y divina ilusión, pasión

que extasía mi vida hermosa, diosa



amada de los ríos de mi infancia

torbellino en expansión, efusión

infinita, maravillosa rosa.





©José Ángel Pineda, 6 de febrero del 2018

Cabello



Cabello


Le detallo de tu belleza

es imposible no hablarle

de que tomo desprevenidamente

con un atisbo de dejarte caer en mi hombro

donde empieza a sentirse uno tierno

ese cabello acaba sobre tu espalda

sobre mis dedos

siente uno helado

de vivir esa inocencia/ esa mocedad

la ternura suda por los ventanales

de los cuerpos cubiertos

queriendo evitarlos así

y cuando es mutuo y da miedo

y nos tenemos/ así sólo sintiendo

quemándonos

sintiendo

quien empieza

quien intenta

hazlo

me congela/ con un calor

extremadamente raro y tan dotado de hermosura

no podía dejar de contarle eso que nos pasa

tan sensible/adorable/ besaría las lágrimas

de cualquier pie para que sucediera siempre

todo día/ en alguna parte/ese cabello brioso

sedoso/ belicoso/ como un tirabuzón dulce

que taladra los nervios que no encuentran que hacer

eso es un espacio delirante

que suele suceder y es irremediable que la ternura

el abrazo/la caricia apenas/ el deleite sensible/ eso

más que otra cosa

mucho más.



©José Ángel Pineda, 22 de enero del 2018



Nadie


Nadie


Pájaros/máquinas aladas
cejas derretidas
y volar.
El cansancio de las estrellas
a veces se posan en la mano.
La humanidad se vuelve cinematógrafo
el tiempo.
energía
manos
doblando la paciencia.
Los labios de una mujer fantasma
ríe y se entristece.
los sonidos para dormir
¿para que dormir?
¿para despertar?
duermo, luego me despierto
despierto, luego duermo
un dedo
se permite y no sufres ni mueres en una cárcel
de ruidos.
Los colores/ difuntos de la noche
se hacen poemas en el cuerpo
mujer y hombre y otros
quejidos/...nadie se salva.


©José Ángel Pineda, 22 de enero del 2018

VINO (Soneto)


Vino
Soneto

Estar tan solo es inclemente vino,
es que me atrae esta furiosa noche,
me dan ganas de salir en reproche,
y una bruja que me lea el destino.

No estaría escribiendo un desatino,
será bueno una paseada en coche,
pasar en bacanal toda la noche,
siempre lo suele hacer todo cretino.

estoy solo en medio de una tormenta,
y hablar por celular con una amiga
es deseo sensual que me atormenta.

desvelado en este convento hormiga,
y me pica el ombligo y me incrementa.
y las ganas de fatigar la espiga. 


©José Angel Pineda