Mostrando entradas con la etiqueta Orgasmo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Orgasmo. Mostrar todas las entradas

Uno espera



Uno espera

Por: José Angel Pineda




La dulcedumbre se me viene con las noches

amiga de reproches

tantos

Lo doliente me persigue en el silencio de los oscuros

llantos

sin sonidos de bocas calcinantes

querida amiga amada.



Uno espera la sincronía

del derroche de esperas

y un final de variantes

concordantes y alucinantes

como un alarido de animal,

profundo a veces, súbito

iracundo

casi siempre sufrientes

los encantos que se mueven

ardientes egoísmos

es lo tuyo

es lo mío

somo islas…

el solidario acento se derrite

La persecución de las palabras

dolientes…

la acción y reacción

lacera tanto

que no sé lo que quiero

si sufrir como un tonto

o no me importe tanto.

Pelotita de fuego



Pelotita de fuego


Las lluvias son un polvo

de aguas, de cenizas, de estrellas.

Son aves sonoras que en su vuelo

constante, peregrino y dudoso…

-desde lejos

-desde cerca

elíptica se contorsiona

y da vueltas y vueltas

como las caderas de una bailarina.



y los pies, y las manos, y la roca

que se funde en halos

vibrantes que intuyen

y atinan el punto que precisa

el escenario azul

y riguroso.

Siguen lloviendo cosas

maravillosas y más cosas

cada día

que estremecen la vida.

terremotos divinos, encendidas

las pieles y el alma 

de los goces.

¡Dadme temblores líricos!

¡dadme todas las lluvias!

dadme luces!...

que la paciencia termine

este suplicio de ternuras

y ese astro pequeño

abejorro de espumas

dulce bomba que explota

en mi cabeza… 

y quema las entrañas

de mis huesos.

¡pelotita de fuego!

galaxia de mis días, estos

que comparto el misterio

completo de las noches

de exquisitas batallas

en los sueños despiertos.

Así





Así

Autor: José Ángel Pineda

Debe ser como un estudio de la euforia
porque la sangre crece y se mueve
y refresca la memoria y estremece
de los pies hasta el cabello
energía que mece
la eléctrica humedad
paciente y retozada
y abundante
y penitente
como virgen neuronal incendiaria
atravesando los cuerpos uno - otro
hasta que me consumo en oberturas
en prefacios, prólogos de un libro
que se abre hacia lo mucho
y la ansiedad profunda escribo en mente
orgiástica intelectual desconocida.


El orgasmo puro es manifiesto natural
a veces...se siente ese misterio espiritual

No todo el tiempo se logra el sexo
por telepatía/ ...hace la diferencia lo mental...
solo basta cantar las letras
al revés...ejecutar con las manos
los dedos, uno, dos, tres ...un vals
concertado de lecturas del alma
que depende de rituales tranquilos
y canciones serenas y dulces
con instrumento de 5 o 6 cuerdas
o un cuatro bien tocado que penetra
las membranas de un guitarra de siete
magníficamente ejecutada por dos:
La musa y las músicas sofisticadas...

y las voces y gritos y alaridos y llantos
más y más sonidos del espacio celeste
y oscuro de choques simultáneos
de mil lunas y estrellas fugaces
viajan en golpes dolientes y sensibles
elevan las dimensiones del alma
en un rayo misterioso y certero
que no falla la llama - el volteo
duele, duele, duele...y que termina
mientras dejo que mi espalda
descanse sobre el todo extendido
se vislumbra el cielo
el dolor va pasando como un ciego
lento y suave agonía que seguirá
en esas letras encantadas
y repiten y repiten las pasiones
desbordadas...