Mostrando entradas con la etiqueta Poema satírico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poema satírico. Mostrar todas las entradas

Pronto





Pronto


Sed estoica, la paciente

Inquietud que me embarga

el quererte abrazar

lo más tardío, diferido,

rezagado,

en que tus ansias

meditando profundamente

hasta el cansancio

y el aburrimiento

digan que sí.

-Joan Pined



©CurvasCreativasdelaHipérbole

Se tornan divinas








Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehúyen, se evaden y se entregan.

Tres poemas de Navidad





Solo, sin distancias

Autor: José Angel Pineda


Solo al cielo puedes huir

para no alcanzarte.

Sé que estás con alguien

todo el tiempo...

no importa... ¡No!

-qué estés - o estás no importa - con quien-

/no importa/

-no creo en la fidelidad...pero es poético

-lo que importa es que soy para vos - siempre

en realidad, nadie es de nadie

y no existe el todo

sería una blasfemia a la sensatez.

Y no prometer engaños de segundos planos

de vida/...el infierno se lo hemos dedicado

a los pobres de cuerpo y de espíritu

La vanidad de sectas combinadas

que no hacen ni una sola secta...

el espíritu de la química/ de la alquimia/

antigua y moderna

Y -una cabeza que piensa más que todas-

solo suelos y reflejos

distancias y encuentros

de energía...

es lo que deseo / hasta la segura muerte

sin retornos...

Y desaliños de amores

de pelos y de uñas/ y procuro desnudez

y baños de nieve y de tierra y de sueños...

con tactos o sin tactos-

más no lo logro. y seguido. y aparte

Cuando totalmente piensas en quemarme

con tu vista de soldadura eléctrica con protecciones...

oscuras/ ...no me gustan/ prefiero cerrar los ojos

y gritar espontáneamente al ritmo de mi ángel

con su piel hirviendo del deseo

que siempre me cuestiona y me protege.

No me entierres quien quiera que seas

le temo a las cosquillas de la tierra

completa biblioteca de locuras es mi vida

Y diversas/ y no muy comprensibles

algunas lecturas de tu mente

para mi mente que morirá en pañales.

Pero entre el "cielo y tú" no hay distancias.

No podrías escapar de vos misma...

Pienso/... luego te tengo...

Cuento de trochas



A Eric Nepomuceno

Cuento de trochas
Autor: José Angel Pineda

Casi logro entender

esas verdades directas

evolucionadas, a quemarropa

lanzadas son tus letras en impromptu

fantasías...

con esa improvisación que encantan

las realidades de Chopin, de Schubert,

y las melodías

cuando salen con talante de un talento

desordenado, inconcluso, imperativo

como el café instantáneo, como la violenta

razón fascista del verbo creer, del verbo amar

del verbo leer- entre una cita de Borge

y su extracto crítico, apasionado

y tirano desde adentro,

y repite con vehemencia;


¡vaya lea cabrón!

lea, ame, cree…

sobre todo, lea, como sea, pero lea

bastante hasta cansarse y luego piense

en cada letra…y tendrá una visión

y aparece un biombo de pobre satisfecho

de milagros de gente, de remiendos

y parches, en un calzón cualquiera

remendado con trozos de banderas

y amanecidas en sonrisas de esqueletos

cabalgando con aforismos parabólicos.
Y la metáfora hiperbólica:

¿qué dices del sujeto sin nombre, del traidor

de sí mismo?

_Un hombre sin nombre, son los nombres

de todos los actores de esa Obra maestra

Y que ahora, te excusas, - yo no fui- yo tampoco

-Y el imperativo de leer y de amar (Borges)

¡qué mandas a escuchar, los libros!

¿entonces el verbo escribir- es tu remanso?

¿Y cuando escribes?
¿qué pasa?

- Sé que no oyes música en tus letras…

Génesis de locura






Génesis de locura

El pan, la fruta, las flores,
los abismos,
las mentiras que se hacen realidades
las realidades que se hacen mentiras.

Los caminos diversos
y los diversos sentires
y las pasiones de sentires diversos.


La ciencia, la paciencia, la clemencia,
la indolencia
la sátira, el delirio, el deseo...



La noche que me esperas
Y los días que se alargan
las distancias se acortan
y los dedos que aprietan
los muslos y las cosas.
los cabellos
las uñas
las lluvias crecientes
los escritos de loco
las noches de nostalgia
los cuerpos que se juntan
las sábanas inquietas.


-Joan Pined

Autodestrucción del pensamiento





Autodestrucción del pensamiento

La pasividad es elocuente y un sarcasmo
es una implícita adulación que nos gobierna
el podrir de la mente
de la gente
de arriba de la gente de abajo
tripas de un barrigón que se tierna
en las faldas de la miasma y el marasmo
pero por mucho que inspiremos la ternura
es la reacción de todas las acciones
el monstruo se carcomerá por dentro
como una película extravagante
llena de chismes y brotes soportantes
de lujuria, de ansias de agonías
de acusaciones sin ecos 
de ecos de imperiosa resonancia


A muchos le ha gustado la fiesta
y les sigue gustando es natural
las salidas de emergencia
están estrechas como las piernas
de una mujer de mármol reluciente
Y aunque es necia la voz de la ignorancia
por no perder su estilo quieren mercadear
sus industrias sociales el deber de proteger su espejo 
la puerta es muy estrecha en el teatro
y hay mucha gente presintiendo en una hendija
cualquier cosa creativa imaginaria fantasiosa



©José Ángel Pineda, 21 de febrero del 2018

Un sueño de amor



Un sueño de amor

He encontrado justicia en el amor
tuve que vencer la desigualdad
el miedo estuvo conmigo
observé la realidad
y al poderoso piedad
pedí a todo poder y me escucharon
venció la flecha de cupido
y me otorgaron la felicidad
y la oportunidad ahora abunda
empezaron a repartir los peces
y los panes abundantes, compartieron
sus fortunas, comprendieron
el saqueo que hacían
lo compartieron, se acabó la indiferencia
el egoísmo, la vanidad y la traición
la igualdad, el amor brilló en la Navidad.
Y logré conquistar al fin, el verdadero
Sueño.
La preciosa pesadilla…
Desperté vi a los lados
Una taza de café se derramó
seguramente distraída
sobre un lote de facturas esperando
y una foto de alguna mujer
"no de revistas", me sonrió. –


José Ángel pineda, 22 de diciembre de 2017