Mostrando entradas con la etiqueta Poema social. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poema social. Mostrar todas las entradas

Todos aconsejan

 


Todos aconsejan

 

Todos aconsejan remedios,

remedios para la muerte,

remedios para la vida,

no uses eso: dicen…

ponte aquello: dicen…

no comas eso,

come aquello, y bebe agua

¡No te dan ni agua!

es la gente…

y más la gente de la televisión

y más la gente de las redes modernas

de comunicación des comunicada,

de arte de contra arte,

de cultura y contracultura,

al revés y al derecho

y de frente y por detrás.

-no salgas a la calle,

ve a dar una vuelta,

camina, ama,… es saludable,

-no ames, nadie lo hace

en estos días y en otros,… nunca.

en ninguno de los días…

en las noches, el sexo no lo hagas

¡hazlo!

 

 

no quieras a nadie,

no valen la pena querer gentes,

sí valen la pena querer entes y gentes,

ayuda a los demás…

-no agradecen…

muérete: me dicen…

víveme les digo…

hay cosas que yo decido,

casi todas,

casi todas las deciden otros.

©José Ángel Pineda

 

 

 

Te conocí

   

 

Te conocí

en un planeta diminuto

sin que estuvieras…

en este mundo

es lo que deseamos

dentro del alma

dentro del cuerpo

las almas se tocan

se acarician, se siente, se ven

se sienten los cuerpos de las almas

insistentes

impacientes

te esperé siempre

y te sigo esperando, sin que estés...

sin que hayas existido

Te quiero

sé que no estás

Y no existiendo

te he acariciado

y hemos cogido nuestras manos

y hemos andado en los caminos

y hemos visto la luna

y hemos estado en todos lados

sin que hayas estado nunca.

Te extraño sin saberte.

La distancia no existe entre nosotros

siempre estás en mí

aunque no existas

aunque no estés

y vivo en ti

vives en mí

aunque no existas

aunque no estés…

vives en mí.

©José Ángel Pineda.

Soneto caprichoso



Soneto caprichoso


Los caprichos del clima son ardientes,
Y fogosa la rosa que se enciende,
las espinas le brotan, y desprende,
desde su demencia clara, a las gentes.


Los caprichos de una voz de dulzura,
lanza dardos al centro de los cuerpos,
que envenenan y matan anticuerpos.
¿Por qué la voz de agradable ternura?


Los caprichos de mentir y el secreto
del amor, se presenta en el dolor,
ilusión que corona por decreto.


Los caprichos, descaro truquiflor,
no engañan ignorancias del Soneto,
ni la vivacidad de un dictador.

                      Joan Pined

Sos "muelero" /...Oda al amar

Sos "muelero"

Autor: José Angel Pineda



Poema del día de amar- siempre amar todo día/ da igual.


Es la manera de amar


que siento por la que siento


mujer de arte y cimiento


yo le dejo mi cantar


porque no miento


en mi canto


siempre digo la verdad


de mis pasiones


y aunque sean ilusiones


no la dejaré de amar...


así dice uno, eso es cierto


con la labia...se hacen mentiras verdad


que son mentiras bonitas


que se vuelven realidad...


ella dice "sos muelero"


puede ser que sea cierto


más, es bonito el concierto


que hemos de disfrutar...


sea como sea...


se acaba todos los días...


o una vez por allá.


según la funcionalidad...


se termina, uno se va en...


el sentimiento / lo fraterno/ la amistad


¿qué tu quieres la mitad?


...de eso que se llama amor


pues en amar yo soy tierno


pero también cochambroso...


...en la amistad yo quise tener amigos...


Los amigos son muy pocos- y contados


con los dedos...de una mano


cada vez más escogidos...


son los que nunca te dejan


y puedo poner las manos al fuego


por ellas ellos...y el corazón


les entrego / mi alma


mi todo lo que yo puedo...

Esencia ( Antipoema )






Esencia (anti poema) 

(hiperrealista) 

Este Anti poema no es la antítesis del poema original/ sino otra manera de escribirlo.

Es la esencia de flores 

perfumada de amores 

el bálsamo del alma 

el frescor de una noche 

que se pasa con calma… 

complaciente, y resignada 

la mirada ida 

que dice: Nada. 



Los sucesos que corren 

en sangre 

Las vidas que se acaban 

en huesos 



¡por qué nadie se atreve 

a romperse los miedos! 



-no pueden esculpir 

sobre las fallas 

de cuerpos torturados 

y hacen que se olviden 

de lo cotidiano, 

de lo muy evidente.

Y se hacen los dementes 

de que no saben nada… 

que los desaparecidos 

de siempre… 

se los lleva la corriente...

total, así ha sido siempre.


¡Así es la vida, qué le vamos hacer!

¡aquí no ha pasado nada! 

…que sigan las fiestas 

que -a claras y oscuras se celebran-

con suave ternura las sonrisas

de guasón, el maloso y la diosa perversa

y nerviosa que atornilla cerebros 

y que halaga a los muertos en vida. 


-Hay que tocar de lo bueno 

sentir lo prendido 

en días insípidos 

que la gente aguanta 

sin sal, sin sabor… -



La gente no vive 

la gente está muerta 

solo ama el poema 

que vive, que vibra 

que no muere y, sobre todo 

es dulce y es el placer 

de vivir la vida, 

de gozar el cuerpo… 

el alimento ¡qué no te 

absorban la esencia de las aves 

que Dios alimenta con gracia! 

-la esencia de sentir tu alma que grita, 

y que resuena en todas 

las mentes que aún piensan 

por sí mismas, libres como el viento, 

fuertes con el rayo. 



¿has visto como llueven del cielo 

aguas y estrellas, fugaces 

amores que tiemblan? 



Hay unos que callan 

hay otros que imploran 



- Pero hay una bicefalia difusa, 

ambigua, loca, torcida 

que pretende presidir 

todo sentimiento. 

en esencia..

“Hay que colmarnos de alegrías 

donde la belleza sea la sustancia 

de pasiones tiernas 

donde la paciencia acabe 

el sufrimiento… 

que el amor sea el universo 

que el universo seamos todos 

que seamos estrellas 

luz verdadera y pasión infinita. 

¡no hay nada más amoroso 

que ser libres!”


©José Angel Pineda

Poema esencia:





Andar






Andar




Un beso,

un abrazo,

un apretón de cuerpos,

una flor,

un corazón,

una estrella verde,

un pie,

otro

cuatro

cuerdas

un canto de ida y venida,

una caricia y apenas un goce

una sonrisa de luna y un roce

unas piernas largas

para atravesar las sendas

a tiempo de manos temblorosas

para bastante andar

en contra canto

por los senderos tuyos

de llantos.



@José Angel Pineda, 21 de mayo de 2019

La quietud





La quietud



Autor: Jose Angel Pineda



Los ruidos, las estridencias fanáticas



las tormentas, el tormento, las crisis



bravías, indómitas, ingobernables



torturas en los cuerpos sangrantes



torturas en las mentes colectivas



inclusivas



de las cárceles del alma



de la despótica locura



de la humanidad…



tan humana tiranía cíclica psicópata



que trasciende a la ignorancia más sublime



con la furia de los entornos que fluyen



hacia el supremo interior de la evolución



de la avaricia, la violencia sexual



sin discriminaciones por el credo



de todas las vanidades omniscientes



insubstanciales, vacías, tímidas



de reflexiones en soledades públicas



llenas de confusiones…



La ilusión de buscar la diferencia



entre el dueño del amor absoluto



y el dueño del odio extremo solidario...



es el mito entre la caridad y la ignominia



y el pensamiento estalla, deslumbra



las verdades, no dan lugar a la meditación



Cuando el poder las ganas adelantan



sobre la música perfecta de la poesía



cruel y mentirosa de las mentes sometidas...



es la poesía de una pintura exótica



pintura de la calma, la paz del ruido



de la serenidad del placer de la espantada



noche, cuando leer la luna es respirar



las brisas, de absorber la sabiduría



sencilla, tan sencillo como escuchar



los pistilos de las flores, los sonidos



inclemente de las pasiones, los detalles



que se dan, que se reciben, como amando



las flores y las mariposas al aire limpio



como queriendo las rosas



como necesitando las frutas, sin afanes



de absorber el agua/ la tierra/ la cosecha de amor



de las cenizas y el polvo...



“Dar es Dar”, dar tranquilidad para lograr amar



una ilusión para decidir cantar:



“yo vengo a ofrecer mi corazón”



La naturaleza nos llena de armonía,



recibir es sembrar todos los días una pena



cosechar los frutos compartidos que se rozan



que vuelan, cantan, danzan en los cerros



donde nacen los ríos cristalinos



¡Tentaciones de ayer!



Hoy es casi posible el arroyo



en el alma de las selvas, y crecen



con todo, cuando se viste de verde



y de Arte natural, solo...





en la mente de la sabia quietud.




                                       ©José Angel Pineda, 30 de marzo del 2019

En el umbral



En el umbral




En el umbral

que cuando amanece

en providencial preludio

de la confusión manifiesta

de tu cuerpo y el mío

de mi cuerpo y el tuyo
habitamos a veces/desprovistos
de todo/sin nada que decirse.

Sin nada que tocarse/solo sentir vibrante

las ausencias necesarias y tristes.

y que las dulces carnes
y que los simples huesos
ácidos en las venas
sibilinas paciencias y resignaciones
de tu colmenar/ sucinto espacio
libadas ofrendas en jarros aromáticos
que vuelan los alientos
que esparcen la nostalgia
que llegan los delirios en versos.

Alegría volando en las palomas
de los pies, de las manos de una epifanía
y nimiedades trashumantes
de escarpelo y el caos delicadamente
refugiados/ equidistantes de lo complejo
y frágil/ del sutiles paradojas inquietantes.

Subiendo cuestas a gotas lentas
y encontrando el nuevo rumbo en los senderos…
escritos nuestros deseos imperiosos en pergamino,
donde el tiempo y el viento enamoran las ganas.

©Jose Angel Pineda, 29 de marzo del 2019

Caliente y explosivo...

Feminidad consciente


Caliente y explosivo...

el cuerpo contra cuerpo/ el canto contra canto
el llanto de lujuria/ la risa dura dura/ no se cansa la lluvia/ de gota a gota hierven/ los bichos/ las palomas/ el árbol/ el cerro que estoy viendo siempre y encima el viento con ráfagas ardientes/ desde la gris mirada y en una blanca estancia/ de verde fiesta de humo azul que brota de sábanas alzadas/ de la central corpórea que impregna de potencia luminosa y traviesa de la fuerte explosión de tus miradas/ como un juego de cilindros y ejes con música de pianos en adentros-de guitarras al fondo de la noche/ que generan paciencia extrema/ la locura de corrientes encontradas de fuegos y semillas placenteras/ de aire tibio suave/ caliente como brasas los devanados en espirales de pasiones/ soledades que lubrican el alma/...donde el sol brilla acariciando el vapor celeste de la lluvia,... la fuga/ la pasión extenuante de las sinfonías/ arquitectura preciosa del diseño tembloroso que me estremece toda la piel/ el alma y todo el centro de ese jardín tuyo del cuerpo tuyo/ huerto / cultivo/ delicia de todas las hambres/
necesidades/ eso somos/ necesidades que se juntan/ amaneceres verdes/ músicas nuevas/ poemas de verdades que parecen inciertas. - sentires de las letras que generen pasiones. No queremos más amores mediocres/ queremos fuego en la neurona para hacer de los amores que quedan todavía/ una ecuación de orgías contundentes/ silenciosas/ agitadas y eficientes/...ya hay más muertos que marchan con trapos y consignas/ seguirán los presos de mi vida/ las torturas cuando no estás/ tus ausencias/ vuelas como mosca...de las mil naturalezas expropiadas y repites los presos de mi vida/ las violaciones de almas y cuerpos...
Todas esas derivadas inútiles con pensamiento sórdido y marchas de mil años/ con muertos de mi culpa/ y acciones aburridas/ sin sentido/ solo tu presencia/ yo te llamo CONCIENCIA que habites en el sentido centro de la cosa más sensible y sentida que mis ojos han acariciado...
vendrás de las estrellas a cambiar nuestras vidas y dolores. -


Jose Angel Pineda 22 de septiembre del 2018

Julius ( Décima)



Julius


-Décima


Con La fuga de tiranos,


júbilo siempre en las gentes,


aletargadas las mentes


siempre repiten fulanos


los sucesos de villanos,


los instantes, la noticia,


la "nueva"y falsaria albricia


del poder intolerante,


la oligarquía brillante


que nos procura Justicia.



                                    ©José Ángel Pineda, 17 de julio del 2018