Mostrando entradas con la etiqueta Soneto endecasílabo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Soneto endecasílabo. Mostrar todas las entradas

Desencanto


Desencanto


Libre de la gente, es una quimera

que se desnuda en crueles desencantos

y que es mejor tenerlos en primera

página del libro inmenso de cantos,

 

con sentimientos profundos, frontera

necesaria, que atraviesan los llantos,

mascaradas, y la mirada, artera

carcajada, cinismo de un espanto

 

que refleja tu espejo, sin mirarte

en aguas cristalinas, y se acaba

el misterio, se apaga el sortilegio,

 

la maldad detenida, con el arte

y con gran sentimiento del que amaba

una vida con acordes y arpegio.

                                         ©José Ángel Pineda.



La poesía intensa





La poesía intensa

(Soneto)

Tiene fuerza motriz apasionante
que da felicidad a un nacimiento
de un pequeño gesto de ternura, ante
una aventura impuesta de un lamento.

La verdad se presenta únicamente
cuando los hechos tuercen la dulzura,
la resistencia aturde lentamente,
vamos perdiendo, a pasos, la cordura.

la poesía intensa y al desnudo
puede hacer lo que YO nunca podría;
unir a los demás en un misterio.

la poesía intensa, es un diamante,
que brilla, iluminando el pensamiento
de uno, todos, amarse en un instante.

                                                      ©José Ángel Pineda.

Soneto caprichoso



Soneto caprichoso


Los caprichos del clima son ardientes,
Y fogosa la rosa que se enciende,
las espinas le brotan, y desprende,
desde su demencia clara, a las gentes.


Los caprichos de una voz de dulzura,
lanza dardos al centro de los cuerpos,
que envenenan y matan anticuerpos.
¿Por qué la voz de agradable ternura?


Los caprichos de mentir y el secreto
del amor, se presenta en el dolor,
ilusión que corona por decreto.


Los caprichos, descaro truquiflor,
no engañan ignorancias del Soneto,
ni la vivacidad de un dictador.

                      Joan Pined

Rosa (Soneto)




Rosa 

(Soneto)

La madrugada trascurriendo, viendo

el amor puro silencia, presencia

la herida, la querencia, consecuencia

del aroma de una rosa abriendo, hiendo



ardiente y sutil, consintiendo, siendo

entre la brisa la esencia, sapiencia

de la flor, excelsa inocencia, ciencia

de lo sublime, ascendiendo, sonriendo



dulcemente a la fragancia, elegancia

inquieta y divina ilusión, pasión

que extasía mi vida hermosa, diosa



amada de los ríos de mi infancia

torbellino en expansión, efusión

infinita, maravillosa rosa.





©José Ángel Pineda, 6 de febrero del 2018

Confusión (Soneto)



SONETO

Confusión

Se me llovieron dos al mismo tiempo,

eran aguas distintas sin sabores,

una compuesta el rostro, presta amores,

y la otra alta sin nombre al pie de tiento.



Las dos mujeres en distinto asiento

una me conoce siete colores,

otra que me presentan con las flores

en grave confusión en el convento.



se jactan todo el tipo al humillarme

en fiesta deprimente, enrarecida

y que siempre termina por dañarme.



Es que al sentirse tan enriquecida

¿podría andar jugando con matarme?

¡en la vida se juega con la vida!