La belleza

 


La belleza


Habita en tu paraíso

el esplendor

la luz, la melodía, la flor,

los dedos girando vertiginosos

como remolinos íntimos,

la gracia, la ternura,

el candor, la dulce sensación

de sentir el talento

de las diosas en movimiento

perpetuo…

en cielos explorados

con ecos, voces, suspiros

silencios, suaves paredes

que aprietan el grito

la calma,

la suavidad, la caricia

del viento, el soplo perfecto

que apenas roza la delicia

del pensamiento,

que levanta lo sensible

dispuesto a lo incomprensible

del misterio.

©José Ángel Pineda.

 

Ritual

 


Ritual

Suprema mística religiosa,

Candorosa, reflexiva, suficiente,

aliciente caricia que me coge,

emergen punzadas en mi ombligo.

 


¡Cómo sudas subiendo,

bajas frías sin chal!

el mal anima

al animal nocturno,

y una mano vuela

y unos pies se entrelazan

en la noche, que se funde entre

la espiga que penetra en medio

del umbral, y los labios ardientes.

©José Ángel Pineda

Sentires

 




Sentires 


Algo está pasando,

que está sucediendo,

que te estoy amando, 

que me estoy valiendo de tus sentimientos.  


Que te estoy robando 

todos tus buenos momentos,

que estoy de mi vida apartando

tus sentidas penas.


Que estoy dentro de tus venas,

navegando, llorando y cantando, 

riendo de mis penas y sentires.


Manos que caminan,

brazos que calcinan,

pecho que resalta la luz

de un universo, nuestro verso

que se palpa y se agita

y termina y sigue y gira

jadeante y dichosa,

la hermosa pasión de una rosa

exquisita.                     

                              ©José Ángel Pineda

 



Video poemas/...musicalizado

















 

Motivaciones

 



Motivaciones


Cuando hablo

me exalto en demasía,

el decoro se me desactiva

y otras virtudes,

costumbre remota que ostento

y me salto los muros inseguros,

y mi secuencia es locuaz, redundo

y me disparo, y mato la belleza

de las cosas que hago con amor

y las siento, y las digo, y así he sido.

Las exaltaciones, arrebatos y los ímpetus

siento que no los expreso, y me dan un desaire

y otro y otro y me desarman la paciencia,

y me convierto en el más fiel de los imbéciles.


El paroxismo me ciega, la fogosidad

irrumpe la razón…

Y siento que la cordura derramo

por el piso, me trastorno en una cama

para dos, y vierto lo que conceder puedo,

a veces no sé si es de dos.

¿para cuántos es…?

pero en el instante uno piensa

que es único, pero esa pregunta

es irremediablemente sin respuesta,

me siento mal reparten mi pasión,

al menos a mi no me gusta eso de esas,

de algunas, pocas, todas, no sé…

pero que complicado encontrar el par

que te calce.

©José Ángel Pineda

 

 


Cuanto duelen

 


Cuanto duelen


Las cosas de la vida, el vuelo, sin alas,

que no alzaste, el espacio posible,

la sombra en tu nido,

el pecho que se aprieta,

mis manos navegantes,

mi fuego en tus encantos

que son muchos, por tanto

me siento complicado

en tu vida, queriendo

que me quieras, es intenso

el intenso frío angustiado.

Cuando te duelan

las carnes, las nostalgias,

las preocupaciones,

sin cobijo, sin abrazos sinceros

de una música.

Los poemas con alma,

en la pintura en una piedra,

se entremezcla, entre el centro

y el cerro, imaginarios, bellos

es extraño, pero extraño las cosas

vividas contigo, de verdad

me necesitarás, no se cuando

ni sé en qué condición,

estaré siempre a tu lado

de cerca, de lejos…

las pasiones, las necesidades

espirituales, las dolencias, los deseos

de tu voz, de tus ecos profundos

los llantos en silencio

Estaré siempre en todo tiempo,

cuando me necesites.

Siempre.

 

©José Ángel pineda